Los vecinos cuentan que el cardenal José Urosa está con ellos en la iglesia El Carmen y la PNB intenta intermediar.

Caracas. En Catia, los grupos de choque del Gobierno agredieron a los residentes que estaban participando en la consulta popular convocada por la oposición. En un tiroteo mataron una persona e hirieron a tres.

El Ministerio Público notificó que designó un fiscal para investiga la muerte de Xiomara Escot, quien era enfermera; así como de los tres heridos.

Dos de los heridos fueron llevados hasta el Hospital de Los Magallanes de Catia. Uno de ellos está en quirófano, fueron identificados como: Mary Carolina Bordones, herida de bala en la pierna; Nerys Alcalá Rodríguez, herida de un disparo en el tórax, reseñó El Pitazo.

En Catia, los puntos soberanos son: la Iglesia El Carmen y la plaza El Cristo y en ambos hubo alta participación. En la Iglesia es donde los ciudadanos están resguardos de los grupos de choque.

Según Julio Reyes, líder comunitario de Catia, la jornada fue muy especial. Desde el principio, dijo, la gente demostró civismo, paz y alegría.

Contó que la gente firmaba y no se iba.

“Ahí seguían cantando consignas. Los cuadernos electorales se agotaban rápidamente y seguía llegando más gente. En varias oportunidades nos dirigimos a los funcionarios de la PNB, en vista de las rondas que daban los paramilitares del PSUV, con sus caras tapadas con pañuelos, sus motos y sus armas de fuego. Pero la respuesta de la policía era no hacer nada. Los catienses aguantaron todo tipo de provocación. Incluso vimos pasar a Delcy Rodríguez frente a un punto soberano con un fuerte despliegue policial escoltándola y al hijo de Nicolás Maduro, y lo que hizo la gente fue gritar consignas en contra de la Constituyente, pero nadie la agredió”.

Este camión llegó al sitio momentos antes de tiroteo.

A eso de las 2:00 p. m. cerca de la iglesia El Carmen llegó un camión donde estaba la concejal por Catia, Yuseth Brito, junto con ella varios simpatizantes del PSUV.

Gritaban consignas y burlas contra quienes estábamos en el punto soberano, y contra quienes estaban ejerciendo su derecho a expresarse en la consulta popular. Cuando ese vehículo apareció, la PNB, que al mediodía había cerrado el paso, comenzó a retirarse y acto seguido un grupo de paraestatales de la zona (muchos conocidos) dispararon en contra de los ciudadanos. De manera vil, premeditada, con alevosía, con crueldad y odio. La PNB no hizo nada, a pesar de que muchos de ellos también portaban armas. Escuche cómo uno de estos asesinos le ordenaban a los policías y decía: ‘ustedes no se metan, tienen que apoyarnos a nosotros’.

Comentó Reyes que la gente corría a todos lados, mientras la PNB “era mirón de palo”. Él logró entrar a la iglesia del Carmen, después de algunos empujones y manotones. Allí estaba el Cardenal Jorge Urosa Sabino. Afuera sonaban los morteros y las pedradas pegaban de la pared de la iglesia, al compás del coro psuvista “¡Los vamos a quemar! ¡los vamos a quemar!”. “Las mujeres lloraban y los hombres estábamos angustiados”.

Lee también
En tiroteo encapuchados mataron a muchacho que estaba en una cancha

El Cardenal logró mediar y la gente pudo salir de la iglesia custodiada por la PNB. Unos oficiales negociaron también con los paramilitares.

El religioso no se quiso ir hasta tanto ver a todos los presentes desalojados de la iglesia, sanos y salvos.

El periodista de Caraota Digital, Luis Olavarrieta, fue atacado. Un grupo de personas lo auxilió y fue llevado a una clínica.

Con información de Mabel Sarmiento Garmendia

Foto: Caraota Digital y publicada por Runrunes



Participa en la conversación