A pocas horas de las elecciones de la AN, las personas han salido a las calles para abastecerse de alimentos por temor a cualquier escenario que se pueda suscitar a partir de esa fecha.

Caracas. Supermercados, abastos, charcuterías y demás establecimientos de alimentos han estado abarrotados de personas comprando la cantidad de alimentos que el sueldo recién cobrado les permita, muchos con temor a algún posible escenario luego de las “elecciones” del domingo.

“Yo vengo a comprar lo que pueda de comida porque no sabemos lo que pueda pasar esta semana, la gente está nerviosa, me incluyo en eso porque de verdad  lo que puede venir no parece fácil, no tenemos garantías de que el lunes todo amanezca normal así que tenemos que prepararnos para lo peor” comentó Ángel Martínez, mientras llevaba en el carrito  en su mayoría alimentos enlatados.

Las colas en una importadora de productos ubicada en La Candelaria estuvieron particularmente largas hoy, aseguró la cajera que pidió no ser identificada. Comentó que la mayoría de los productos vendidos fueron alimenticios, incluso el estante de la harina de trigo tuvo que ser respuesto un par de veces. “La gente no suele llevarse tanta harina, pero hoy tuvimos que reponer varias veces el estante porque andan volando, igual que las pasta larga y el arroz”.

Una hora debió esperar el Enrique Ruiz para poder ser atendido en una charcutería debido a la gran cantidad de clientes que también intentaban hacer las compras. “Lo que he podido observar hasta ahora es que la gente está comprando un poquito de muchas cosas, ahorita estaba hablando con un señor que me decía que hoy está tratando de comprar comida por lo menos para una semana entera. Yo opino que hay que prevenir pero que la gente está exagerando, el país no se va a acabar el domingo”.

Lee también
Escasez de alimentos golpea por partida doble a familiares de presos en calabozos

El mismo escenario se repitió en un puesto de verdura en el centro de Caracas, donde las personas estaban comprando en grandes cantidades tubérculos como papa y yuca, Carlos Díaz, uno de los compradores, señaló que probablemente la gente los lleva porque a parte de ser lo más accesible, también tienen una mayor duración que otros alimentos.

En aquel establecimiento se vendía “plátano maduro” a 500 bolívares por kilo, el precio se debía a que era un producto completamente madurado,  pero ni eso persuadió a quienes decidieron aprovechar el precio de aquel alimento.

Foto referencial: Cristian Hernández.



Participa en la conversación