Aunque la festividad se encuentra a la vuelta de la esquina, muchos dudan en darle un presente a las madres porque la plata no les rinde.

Caracas. La crisis económica afecta al Día de la Madre. Esta fecha que para los comerciantes significaba un repunte de las ventas perdió su esplendor debido a la inflación: muchos hijos dudan en dar obsequios porque el ingreso no alcanza.

Feliz día, mamá, te regalo mi presencia porque dinero para regalos no tengo, es lo que Sergio Uzcátegui le quiere decir a la persona que lo trajo a la vida, porque la inflación deteriora su salario.

Sí lo lamento porque desde chiquito, así fuera una artesanía hecha por mí le regalaba, incluso el año pasado en que pensaba que la crisis no podía ser peor me las arreglé para regalarle unos pares de zapatos y una bata de baño. Pero este año todo me cayó encima; que si las deudas, o que tengo que comprar comida. Yo trabajo como mesonero en un restaurante de Las Mercedes y por las mismas protestas no estoy produciendo mucho, contó el joven.

Muchos locales de Caracas tienen en sus vitrinas carteles donde anuncian descuentos en conmemoración de la fecha, sin embargo, los comerciantes reportan que las ventas han estado por el suelo. Muchos señalan que esto se debe a que las personas están más preocupadas por hacer mercado que por comprar artículos menos necesarios, como la ropa.

Jhonatan Castillo, empleado en una zapatería en el Sambil, comentó que aunque existe una promoción del 2×1, las ventas no han subido. Desde el año pasado ha sido así, incluso aquí en la tienda han tenido que sacar a un poco de compañeros porque los números no están dando. Yo lo que espero es que aumenten un poco de aquí al domingo, porque si no vendo, no puedo llevar dinero a la casa.

Pareciera que la mayor preocupación de los venezolanos actualmente es llevar comida a la casa.

Lee también
En mayo la producción de harina de maíz, atún y aceite cayó más de 30%

Para los comerciantes, la situación se complica porque la actividad se están paralizando, eso es lo que opina Rafael Cedeño, un jubilado que recientemente emprendió un negocio de venta de ropa femenina en un mercado de La Hoyada. Aquí uno puede pasar el día entero sin hacer una venta, principalmente hice una inversión aquí porque unos amigos que también tienen un puesto me lo recomendaron, pero ahorita estoy arrepentido. La gente lo que anda es pendiente de conseguir qué comer, no de ropa.

La festividad este año se anuncia empañada para los caraqueños. El dicho popular que reza “el Día de la Madre es todos los días”, tiene su versión en la crisis que, asimismo, se vive todos los días.

Foto de referencia: Cristian Hernández.



Participa en la conversación