El “Oasis de las plantas”: un próspero negocio frente a la escasez de medicamentos

yerbateros en maracay

Creyentes, escépticos, pacientes y hasta médicos acuden a esta pequeña selva dentro del Mercado principal de Maracay, en donde Luis Ramírez heredó de su abuelo el arte milenario de curar con hierbas.

Maracay. “Hierbas, infusiones, remedios caseros —dijo una regente en una farmacia local— son las alternativas que les estamos ofreciendo a las personas que no consiguen los medicamentos prescritos. Hemos vuelto a los tiempos de nuestras abuelas. Los farmaceutas nos estamos convirtiendo en yerbateros, recomendando remedios caseros para que la gente pueda aliviar un poco sus dolencias”.

Así lo admitía una de las varias regentes a las que Crónica.Uno en Aragua consultó en septiembre pasado, cuando el gremio farmacéutico alertaba sobre el escandaloso 85 % de escasez de medicamentos en la región.

Basta acercarce al mercado principal de Maracay, donde en un oscuro y solitario pasillo, Luis Ramírez mantiene desde hace 27 años “El oasis de las plantas”, una pequeña selva en la que apenas hay un estrecho espacio por donde su esposa y él se adentran cuando deben “recetar” alguna hierba.

Luis Ramírez heredó de su abuelo el arte milenario de curar con hierbas.

Siempre ha sido un negocio próspero, pero las ventas tuvieron un repunte en 2015. Y es que desde entonces, la grave crisis de escasez de medicamentos se ha agudizado, al punto de que creyentes y escépticos han acudido más de una vez a su “oasis” en busca de algo que alivie sus malestares.

Los olores se entremezclan y crean una estela penetrante. Pero los propietarios han afilado tanto su olfato que distinguen fácilmente cuál hierba escoger según la dolencia del comprador. La entrevista se vio interrumpida varias veces frente a las solicitudes y consultas de mujeres, hombres, jóvenes y ancianos que procuraban un remedio para la artritis, los cálculos renales, presión arterial, entre otras dolencias.

“Va a sancochar 8 hojas de casco de vaca en dos litros de agua. Todos los días a la misma hora, se toma un vasito”, recomienda Ramírez a una señora que pregunta qué es bueno para bajar la presión arterial y la tensión.

Lee también
De farmaceutas a yerbateros: la gente muere por falta de medicamentos en Aragua

Una tizana preparada en 7 u 8 litros de agua, con rompepiedra, diente de león, cola de caballo, concha de papa, caña de la india, diente de león, barba de jojoto, yuquilla y alpiste mezclados con melón son una excelente alternativa para los cálculos renales o depurativo, que ronda los 80.000 bolívares el litro.

Si la dolencia es el colesterol alto y mala circulación, la recomendación es el famoso ñame salvaje.

Cada paquete de hierba tiene un precio de 5000 bolívares y aunque algunos compradores se muestran asombrados por lo costoso del producto, Ramírez y su esposa lo justifican.

Muchas de las plantas vamos a buscarlas al Junquito y otras nos llegan de Yaracuy, Mérida y hasta de la selva amazónica. Otras, aunque pocas, las conseguimos en el parque Henri Pittier o las sembramos en la casa, explica Ramírez.

El conocimiento de las propiedades de las hierbas es un oficio generacional. Su abuelo fue un famoso yerbatero maracayero que legó a sus hijos y nietos el ancestral uso de las plantas como alternativa curativa.

Al “oasis de las plantas” acuden personas que por recomendación de amigos o familiares, van en busca de un medicamento ausente en las farmacias. Pero también llegan muchos con récipes en los que los propios médicos recomiendan el uso de alguna hierba como paliativo.

Sin embargo, preciso es recordar lo señalado por el investigador Marco Álvarez: La población debe estar consciente de que hay elementos que pueden ser tóxicos. Es por ello que se recomienda consultar fuentes populares y académicas que ofrecen información relacionada con estos temas sobre los efectos tóxicos en plantas medicinales y el uso efectivo de plantas como terapia.

Aquí han venido hasta médicos a consultarse y muchos se llevan sus hierbas, dice orgullosamente Ramírez, quien recuerda que su fama no es reciente: cuando RCTV aún estaba al aire, el mismísimo Eladio Lares vino a entrevistarlo.

Hoy, su fama crece como la hierba y a la par de la escasez de los medicamentos.

Fotos: Gregoria Díaz @churuguara


Participa en la conversación