A Pablo Zambrano, dirigente nacional de Justicia Obrera y secretario Ejecutivo de la Federación de los Trabajadores de la Salud, se lo llevó la Guardia Nacional cuando estaba en la avenida O’Higgins. Pretendía participar en la marcha convocada por la MUD.

Caracas. Ocho horas detenidos en las instalaciones de Fuerte Tiuna estuvieron seis dirigentes sindicales que participaban en la concentración convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en la avenida O’Higgins este jueves 20 de abril.

Pablo Zambrano, dirigente nacional de Justicia Obrera y secretario Ejecutivo de la Federación de los Trabajadores de la Salud (Fetrasalud), fue apresado por funcionarios de la Guardia a eso de las 10:00 a. m. También se llevaron a su hijo, Mauro Zambrano, vocero sindical del hospital Clínico Universitario de Caracas Nacional. Yorkis Villegas y Oswaldo Rojas fueron otros de los detenidos.

En horas de la tarde, Eva Zambrano, hermana de Pablo Zambrano, informó que los querían trasladar al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) pero a las 6:00 p. m. anunciaron la liberación de todos los detenidos.

En agosto de 2016, el secretario Ejecutivo de Fetrasalud solicitó una medida de protección ante la Fiscalía, en vista del ataque que sufrió en las afueras de la dirección del Hospital Clínico Universitario de Caracas (HCU).

Lee también
Aumentó a 7 la cifra de muertos por protestas en el país

En el incidente también resultó herido otro trabajador del centro asistencial, José Luis Jiménez Díaz, quién fue hospitalizado con diversas fracturas y contusiones.

Zambrano y Jiménez fueron agredidos luego de finalizar una reunión con la directora del hospital, María Antonieta Caporale —hoy ministra de Salud— donde requerían la cancelación de algunos pasivos laborales que les adeudan desde 2013, así como el cese del maltrato físico y verbal y de la persecución hacia los trabajadores; cuando fueron abordados dentro del HCU por siete sujetos armados con bates y palos.

La detención de este jueves 20 de abril se produjo luego de que Zambrano intentó dialogar con uno de los oficiales de la GNB, pero el uniformado le dijo que no podían concentrarse en la O’Higgins porque los iba a detener a todos. Amenaza que se hizo efectiva.

Foto referencial Miguel González



Participa en la conversación