Las agendas paralelas de la MUD, la sociedad civil, los gremios y los movimientos estudiantiles apocaron las movilizaciones de este 16 de septiembre en Ciudad Guayana.

Puerto Ordaz. Todo lo contrario al 1° de septiembre, cuando la marcha de un kilómetro tomó una parte de Puerto Ordaz para exigir fecha para la recolección del 20 % de las firmas del registro electoral para la activación del referendo revocatorio, este viernes la dispersión fue la protagonista.

Por un parte, un grupo de marchantes, conformados por los gremios y la sociedad civil y, por el otro, los partidos repartiendo volantes en los mercados municipales —en el de Chirica, San Félix, la actividad tuvo que suspenderse porque colectivos oficialistas amenazaron a los manifestantes. Todo en la mañana.

¿Por qué? La explicación parece apuntar a la lógica: el miércoles, en rueda de prensa en el Colegio de Ingenieros —y aclarando siempre que no se trataba de una convocatoria de la MUD— voceros de los gremios, la sociedad civil y representantes estudiantiles anunciaron la caminata.

Lee también
Comunidades populares volvieron a la calle a exigir el revocatorio

Más tarde, y por vía de comunicados, la MUD Caroní notificó lo que se tenía previsto, luego de las “tomas” de los mercados municipales, dos “pancartazos” en las urbanizaciones Chilemex y Alta Vista, una asamblea ciudadana y, ya de noche, el cacerolazo.

Ninguna de las actividades del viernes se comparó ni de cerca en asistencia con la movilización del 1S ni con la caminata, una semana después, a la sede regional del Consejo Nacional Electoral (CNE), en Ciudad Bolívar, en la que hubo gente amén de un chaparrón. La dispersión y las agendas paralelas pasaron sus facturas.

Foto: Cortesía Jhoalys Siverio



Participa en la conversación