Los partidos que adversan a Nicolás Maduro coinciden en que la lucha por condiciones electorales tendrá mayor respaldo interno y externo si todos se aglutinan en torno a un líder. La Causa R lanzó a Andrés Velásquez y propuso el 17 de diciembre como fecha de la consulta unitaria.

Caracas. El pasado 29 de octubre, La Causa R lanzó una propuesta a los partidos de la oposición venezolana: escoger lo antes posible un candidato presidencial único por la vía de una elección primaria. Unos días antes, el exgobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, había asomado esa idea.

Desde entonces Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ) se sumaron públicamente a la propuesta. Otros como Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT) se han mostrado favorables en conversaciones con los promotores aunque no han hecho pública su postura. Los más pequeños como ABP, MPV y AP discuten el asunto.

Lo cierto es que aún sin acuerdo definitivo al respecto, los precandidatos no faltan. El pasado 9 de noviembre, La Causa R oficializó la precandidatura de Andrés Velásquez, que aún batalla porque el Consejo Nacional Electoral (CNE) revierta la fraudulenta totalización de resultados que le arrebató la victoria como gobernador de Bolívar. Henrique Capriles, líder de PJ, no ha ocultado su intención de medirse, a pesar de la inhabilitación política que pesa en su contra. Lo mismo el secretario general de AD, Henry Ramos Allup y el líder de Avanzada Progresista, Henri Falcón. Y aunque ni él ni su partido han hablado públicamente del tema, es un secreto a voces que el preso político Leopoldo López también concursaría por ser el abanderado presidencial de la oposición.

Pese a la fractura que se evidenció luego de la juramentación de 4 de los 5 gobernadores electos por la oposición, pese al intercambio de insultos entre los líderes de varias toldas políticas y pese a la crisis que atraviesa la alianza, los 5 principales partidos se han sentado a conversar el tema y están de acuerdo en una cosa: solo yendo a unas presidenciales con un candidato único, con observación internacional y con condiciones electorales para votar en libertad, la oposición podría tener oportunidad de derrotar al oficialismo.

Lee también
Unidad dice estar lista para iniciar negociación con Maduro

¿Primarias cuándo?

Nuevamente La Causa R, en la voz de su secretario general José Ignacio Guédez, se adelantó y este viernes puso sobre el tablero una fecha: el 17 de diciembre. “Que sea este candidato electo en primarias quien represente a la oposición en una eventual negociación con el Gobierno”, sostuvo en rueda de prensa.

Otros como Juan Carlos Caldera, representante de PJ ante el CNE, considera que esas primarias deben realizarse “antes de que termine este año pues el Gobierno intentará agarrar a la oposición fuera de base”.

Luis Florido (VP) fue más cauto y afirmó que hay “un equipo técnico trabajando en una propuesta para presentarla a los partidos”.

La vicepresidenta de UNT, Delsa Solórzano, no se arriesga a poner una fecha, pero, tras aclarar que se trata de una opinión personal ya que su partido aún no ha decidido el tema, señala: Pueden ser en 90 o 120 días, pero por mí, ojalá que se hicieran mañana. Estamos listos. Ya sabemos quiénes serán los precandidatos.

Precedentes

Las elecciones presidenciales, de acuerdo con la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre) y de acuerdo con la práctica histórica del CNE, deberían realizarse en el último trimestre de 2018. Sin embargo, en los últimos 4 años, desde que Nicolás Maduro llegó al poder, el ente comicial es cada vez más laxo en el respeto de los procesos y plazos electorales.

Por ejemplo, en 2016 debieron realizarse las elecciones regionales, pero no fue así. Ese mismo año debió procesarse una solicitud de referendo revocatorio contra Maduro, pero luego de entorpecer los trámites y alargar todos los lapsos, el referendo fue suspendido. Sin mencionar las elecciones de consejos legislativos y concejos municipales que están en mora hace rato.

La muestra más reciente la constituyen las apresuradas convocatorias de las elecciones regionales y municipales. Los comicios regionales estaban convocados para diciembre del año en curso, sin embargo, el 12 de agosto, el CNE cambió la fecha para el 15 de octubre, es decir, menos de 60 días. Y las municipales que se esperaba que fueran en el primer trimestre de 2018, repentinamente fueron movidas en el calendario. El 27 de octubre, el árbitro electoral anunció la apertura de las inscripciones para unas elecciones a realizarse en diciembre; y el 3 de noviembre se confirmó la fecha de la elección para el 10 de diciembre.

Con todo ese precedente, los dirigentes de la oposición intentan “poner sus barbas en remojo” y prepararse para una convocatoria no solo adelantada de los comicios presidenciales, sino apresurada, por parte del Ejecutivo y del Poder Electoral.

Ventajas

Los dirigentes consultados afirman que la escogencia temprana de un candidato presidencial opositor solo tiene ventajas.

“La Unidad sin liderazgo no camina”, afirma Guédez. A su juicio, ese candidato podrá resolver la crisis de liderazgo de la oposición y convertirse en la voz de la oposición para la exigencia de condiciones electorales. “Esa lucha requiere un liderazgo por la base, consolidado, aglutinador, que dé la batalla con toda la sociedad detrás y pueda hacer valer la decisión del pueblo”, dice el dirigente de La Causa R.

Solórzano agrega que el candidato unitario no solo “unificaría a la unidad” sino que “tendría la legitimidad para aglutinar al país en torno a lo importante: el cambio de gobierno”. Otra ventaja sería tener desde ya al representante de la oposición ofreciéndole a la gente soluciones a la crisis:

La unidad tiene a un equipo que tiene varios años trabajando en el plan de gobierno y tenemos respuestas. Eso hay que comunicárselo a la gente.

Caldera acota que en el contexto de desánimo que embargó a la oposición luego de las regionales, ese líder tendrá la tarea de “motivar, reagrupar y reorganizar la lucha de la unidad”. Además, considera: El candidato permitirá tener un mensaje unitario, conformar equipos unitarios y ganar tiempo porque el Gobierno no va a convocar en mayo para diciembre, sino de enero para febrero, sabemos que han hecho de la convocatoria de elecciones un elemento de manipulación a su favor para agarrarnos movidos en la foto.

Florido le aporta la perspectiva internacional: “Si luchamos por separado nos van a rebanar por separado, si luchamos juntos es más complejo para el Gobierno sobre todo porque la comunidad internacional está observando lo que pasa aquí. Los objetivos trascendentes como la libertad o el cambio no pueden estar por debajo de los objetivos subalternos”.

Lee también
Gobierno le quita la inmunidad a opositores incómodos y disidentes

Desventajas

Los partidos entienden que el Ejecutivo puede impedir la inscripción del candidato por vías administrativas, inhabilitarlo políticamente desde la Contraloría General u ordenar su aprehensión, entre otras medidas. De hecho, uno de los precandidatos cantados de la oposición está preso y el otro está inhabilitado.

Delsa Solórzano afirma que en cualquiera de esos u otros casos que signifiquen la pérdida del abanderado opositor “siempre vamos a tener la posibilidad de sustituirlo, porque al final el problema de la unidad no es que no haya un líder sino que hay muchos líderes; siempre habrá alguien”.

“Nosotros ponemos nuestro candidato, y si la dictadura lo reconoce o no, eso tiene que tener consecuencias. Pero lo que no podemos es seguir aceptando todo, permitir que el Gobierno nos escoja los candidatos, nos divida”, sostiene Guedez.

Caldera destaca que en Venezuela, el solo hecho de hacer política desde la oposición ya es un riesgo en sí mismo, lo que se evidencia en más de 200 dirigentes de partidos presos, exiliados o perseguidos. “A eso estamos expuestos todos los que estamos en la lucha política. Pero los beneficios de tener un candidato lo antes posible son superiores”.

Las condiciones

¿Y cuales son las condiciones por las que luchará ese candidato unitario electo en primarias? Todas las que establece la Constitución y la ley y que según la oposición han sido irrespetadas, modificadas o suprimidas por el CNE.

Luis Florido enumera algunas: “La publicación oportuna de un cronograma de obligatorio cumplimiento. El cambio de autoridades del CNE para lograr un ente equilibrado que genere confianza. Contar con observación internacional calificada. Que la elección se realice sin presos políticos ni inhabilitados. Que todas las fases del proceso sean auditables. Que no se produzcan cambios de última en los centros de votación. Y que la oposición tenga acceso a la sala de totalización del CNE el día de la elección. Esas son algunas de las condiciones elementales”.

Otros, dijo el parlamentario, tienen que ver con el aspecto técnico, como por ejemplo, la oportuna apertura para la inscripción en el Registro Electoral (RE) de nuevos votantes, así como la depuración de los fallecidos. Y muchas que tienen que ver con temas técnicos: apertura del RE, depuración del RE, etcétera.

Foti: Archivo



Participa en la conversación