La Organización Nacional de Trasplante de Venezuela manifestó en un comunicado su preocupación ante las declaraciones del general Carlos Rotondaro, que revelan la irresponsabilidad del Ministerio de Salud y el IVSS al no proveer de medicación e insumos a pacientes renales 

Caracas. La Organización Nacional de Trasplante de Venezuela (ONTV) le salió al paso a las declaraciones del expresidente del IVSS, Carlos Rotondaro. En un comunicado, la ONTV manifestó su angustia ante la gravedad del testimonio del funcionario que revelan la irresponsabilidad, tanto médica como administrativa del Ministerio para la Salud y del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), ante los pacientes renales y las personas trasplantadas.

Ambas instituciones están en la obligación de proveer de todos los insumos que requieren para la terapia sustitutiva de la función renal; y solicita justicia y enmienda en nombre de los fallecidos y en favor de quienes aún luchan por sus vidas, sin embargo esto no ha sido así.

En entrevista al canal colombiano NTN 24, el general denunció que algunos ministros del oficialismo usaban la entrega de medicamento para fines de corrupción lo que impedía que estos llegaran a los venezolanos. Entre los funcionarios a los que Rotondaro nombró destacan Luis López, exministro de Salud, y Francisco Torrealba, exministro del Trabajo.

La ONTV, dedicada a la promoción de la donación y el trasplante y tejidos desde hace más de 21 años, aclara en el texto que las condiciones de vida y los reportes que llegan de los diferentes centros de salud, de organizaciones aliadas, de las unidades de diálisis, la muerte de seis niños del Servicio de Nefrología del hospital J. M. de Los Ríos solo durante el primer trimestre de 2019; así como las noticias nacionales e internacionales, describen claramente la desesperada situación que padece toda la población venezolana y muy en especial los pacientes en diálisis y personas trasplantadas.

Indica que toda esta crisis viene determinada por la extrema y sostenida escasez de tratamiento inmunosupresor por más de tres años con sus consecuencias en la sobrevida del injerto, la calidad de vida de los beneficiados; que incluso ha resultado en lamentables pérdidas de vidas humanas a causa de complicaciones asociadas al rechazo del órgano por la imposibilidad de cumplir el tratamiento. A ese problema suman el grave desabastecimiento de los reactivos para realizar los exámenes paraclínicos, lo que aumenta el grado de vulnerabilidad.

Otro punto que observó la ONTV es el deterioro de los servicios de salud, lo que ha llevado al cierre de los programas de diálisis. Ve con preocupación, en este mes de marzo, el incremento exponencial en los niveles de precariedad con el colapso de todo el sistema eléctrico del país, y por ende, de otros servicios básicos como el suministro de agua potable, que agrava la situación y atenta violentamente contra la calidad de vida de los pacientes en diálisis.

La organización denuncia que desde mayo de 2017 los trasplantes de órganos a partir de un donante fallecido están paralizados y hay una notable disminución de injertos con donantes vivos.

El documento fue publicado 24 horas después de que Carlos Rotondaro, expresidente del IVSS,  exiliado en Colombia desde marzo, acudiera a una entrevista en el canal NTN 24 vestido con su uniforme militar, en donde dijo que la asignación de divisas al IVSS –provenientes de instancias como el Banco Central de Venezuela y Cencoex– requería de una aprobación para que el organismo realizara un punto de cuenta, pues “sin aprobación no podía hacerse una orden de compra para los insumos y tratamientos”, afirmó Rotondaro.

Los inmunosupresores, medicamentos de alto costo, eran distribuidos de manera equitativa y gratuita por el IVSS, pero, desde el primer trimestre de 2016, este organismo comenzó una política de racionamiento de fármacos. 

Ahora, tres años después, aún ONTV solicita justicia ante las autoridades debido a que se deben tomar medidas urgentes ante la escasez de estos insumos y los pacientes manifiestan que “juegan con la vida de las personas”.

La Coalición de organizaciones que velan por el derecho a la salud, Codevida, también respondió a las declaraciones de Rotondaro. Francisco Valencia, director, dijo que desde 2014 se vive en una emergencia humanitaria compleja, cuando el general era presidente del IVSS, “entonces no puede negar la responsabilidad que tuvo en las miles de muertes evitables durante su gestión”.

Rotondaro en el programa La tarde de NTN24 confirmó las denuncias de Codevida, cuando se refirió a la muerte de 5000 personas en diálisis desde 2017 y, además, dijo que los medicamentos inmunosupresores comprados a la OPS/OMS eran usados con fines políticos.

Que el funcionario haya hablado, justo en medio de esta crisis nacional, no borra el daño hecho a la población, pues las carencias en medicamentos y el colapso de las unidades de diálisis como lo manifestó la ONTV, sigue aumentando la lista de decesos. Para el 10 de marzo Codevida tenía registrados 15 trasplantados fallecidos por el no acceso a los medicamentos.

Durante la gestión de Rotondaro igualmente sufrieron los venezolanos con complicaciones oncológicas, con párkinson, con diabetes, con VIH-sida, con hemofilia. Fueron más de 300.000 personas con patologías crónicas a quienes se les negó el derecho a medicamentos esenciales.

Foto: Archivo Crónica.Uno


Participa en la conversación