Pacientes con VIH enfrentan la mayor escasez de antirretrovirales

La Red Venezolana de Gente Positiva (RVG+) denuncia que desde hace un año el Ejecutivo no firma las órdenes de compra de medicamentos. El panorama pone en riesgo a 80.000 venezolanos con VIH/Sida y la inacción del Estado condena a muerte a los pacientes asediados por las enfermedades oportunistas.

Caracas. La escasez de antirretrovirales registra su máxima escalada y en ese nivel solo existe una expresión capaz de resumir toda la crisis: In extremis. En el último momento, así describen los afectados la magnitud del desabastecimiento que en abril alcanzó 100 % y no parece tener regresión, por lo menos no hasta que el Gobierno reconozca el problema.

Desde hace un año, el Ejecutivo no firma las órdenes de compra de estos medicamentos al Fondo Estratégico de Medicamentos a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y tampoco ha procurado los recursos económicos para adquirirlas a través de otros organismos internacionales.

El panorama pone en riesgo a 80.000 venezolanos con VIH/Sida que recibían tratamiento en el país y que se dicen asediados por enfermedades oportunistas. La preocupación de los pacientes seropositovo se intensifica en un contexto sanitario nacional en el que las enfermedades reemergentes hacen estragos en la población: sarampión, chagas, malaria y difteria.

A propósito de ello, la Red Venezolana de Gente Positiva (RVG+) denuncia que los enfermos se encuentran en peligro de muerte por el desabastecimiento de antirretrovirales y de fármacos para el tratamiento de infecciones.

Protesta, pacientes con VIH exigen medicinas.
Protesta por medicamentos contra el VIH desde catia hasta Altamira. Foto: Francisco Bruzco

La actitud del actual ministro de Salud condena a las generaciones futuras a vivir en la epidemia, agudizando la situación como problema de salud pública nacional, advirtió la Red de Gente Positiva en un comunicado emitido este martes, para declarar la situación en estado de alerta permanente.

El 18 de abril, voceros de varias organizaciones se concentraron en las inmediaciones de la Plaza Caracas, donde está ubicado el Ministerio de Salud, para plantear la situación. En esa ocasión, la jefa del Programa Nacional de Sida, Deisy Matos, y la viceministra de Redes de Salud Colectiva, Yasin Alemán, reconocieron que el despacho sanitario no tiene capacidad para responder a la crisis de la salud.

Las funcionarias adujeron que carecen de los recursos económicos para la compra de medicinas, insumos y reactivos que requieren los pacientes crónicos, entre ellos las personas trasplantadas, con VIH, cáncer, hemofilia y parkinson.

En esa ocasión, el viceministro de Redes de Salud Colectiva respondió a la manifestación con un compromiso que tenía fecha de caducidad: daría respuesta a los pacientes en 24 horas. 20 días después de aquella promesa, denuncia la Red Venezolana de Gente Positiva, no se ha producido ninguna respuesta oficial que permita contener las muertes de afectados.

Esa actitud de las autoridades del Ministerio contraviene flagrantemente la voluntad del ciudadano y lo expresado públicamente por el presidente Nicolás Maduro cuando ha dicho que ‘la salud es prioridad de su gobierno’, matizan defensores de los derechos humanos.

Artículo 62 de la Constitución: “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos. La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica”.

La protección de los derechos humanos es imprescindible para salvaguardar la dignidad humana de las personas con VIH. La vida y la muerte de millones de personas están en juego y frente a esto, el Estado venezolano evidencia una total negación en garantizarlos y protegerlos. Estas situaciones de vida y salud comprometidas superan los asuntos ideológicos, sanciones de países extranjeros y cualquier otro tipo de argumentos que intentan justificar la grave realidad que sufre la población venezolana, reza un documento petitorio de la alianza que agrupa a pacientes con VIH.

Los reclamos por medicamentos antirretrovirales no son de reciente data. Las primeras denuncias se formularon en 2009, en un intento por contener el progreso de la desinversión del Estado. Pero desde entonces, el déficit de drogas e insumos quirúrgico de bioseguridad para pacientes con VIH ha llegado a niveles insospechables.

Lee también
En Venezuela no hay forma de saber si una persona se contagió de VIH-Sida
Protesta, pacientes con VIH exigen medicinas.
Protesta por medicamentos contra el VIH desde Catia hasta Altamira. Foto: Francisco Bruzco

Enfatizan que el actual ministro de Salud y también presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), Luis López, conoce la situación, pero ha sido esquivo con las denuncias. Desde abril de 2017, la situación ha recrudecido y aumenta la discriminación de las personas con VIH, lo cual contraviene la Constitución, la Ley para la Promoción y Protección del Derecho a la Igualdad de las Personas con VIH o Sida y sus familiares.

Los afectados piden usar los fondos de Emergencia, Estratégico y Rotatorio de la OPS y Organización Mundial de la Salud (OMS) para proveer medicinas, vacunas e insumos para el tratamiento y diagnóstico de un amplio número de condiciones de salud.

Un aspecto importante sobre el cual piden poner atención es la leche maternizada y suplementos alimenticios para niños con VIH, hombres y madres infectadas en situación de desnutrición. Aseguran que es necesario garantizar el suministro de alimentos sin estar condicionados por los mecanismos de control.

Fotos: Francisco Bruzco @bruzco1


Participa en la conversación