3500 personas no tienen las medicinas para cuidar el órgano donado. Muchos hacen el sacrificio y compran los tratamientos en Colombia. Otros sufren de mengua, como es el caso de  tres infantes que están en emergencia porque no tienen las medicinas antirechazo. Hace poco en Maracaibo dos señores perdieron la operación, precisamente por la falta de medicinas.

Caracas. Aleida García, luego de 16 años trasplantada del riñón, siente que su vida está en tres y dos porque no tiene los medicamentos antirechazo. Desde hace seis meses peregrina por las farmacias del Seguro Social y nada que accede a los tratamientos.

La opción que tiene es comprarlo en Colombia, donde una caja de 50 pastillas que le dura un mes y cuesta Bs. 600.000.

Ella quiere a toda costa vivir con su órgano, sin embargo, a pesar de sus sacrificios el precio de la sobrepasa: “Cómo compro todos los meses dos cajas a ese costo. No es la única medicina que debo tomar, además están las vitaminas y los alimentos. A mis 65 años de edad, ahora vivo con un temor profundo de perder ese órgano”.

Antes del trasplante se sometió a una jornada de diálisis mientras avanzaba en el puesto de la lista de espera, hasta que logró con muchas dificultades someterse a la operación. Años de cuidado y de buena alimentación se fueron por la borda, cuando el cóctel de medicinas comenzó a escasear.

En 2016, Francisco Valencia, director de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), denunció que la entrega por parte del Seguro Social de estos fármacos fue intermitente, ahora es total en los cuatro medicamentos inmunosupresores, situación que pone en riesgo a 3500 trasplantados.

Lee también
En el Hospital de Maracaibo hay 17 casos de difteria

Por eso la angustia de García, quien además tiene un cuadro de anemia debido a que su hemoglobina bajó a 9 y está pesando 48 kilos. De diciembre a la fecha perdió 15 kilos, problema que agrava su condición de emergencia.

El medicamento que en estos momentos no consigue es la ciclosporina, un fármaco inmunosupresor que tiene como fin reducir la actividad de su sistema inmunitario y el riesgo de rechazo del órgano.

Ella viaja de San José de Maracay hasta el hospital Miguel Pérez Carreño, en Caracas, para buscarlo.

Hace un mes le tocaba y se regresó con las manos vacías. Lo mismo le ha pasado durante estos últimos seis meses.

Me han cambiado la dosis. También me recetaron otro, el micofenolato, pero me produce diarrea, por eso he bajado tanto de peso.

De por vida debe tomar los inmunosupresores, así tenga 16 años trasplantada.

Un alto costo

La crisis que ella vive la sufre igual Francisco Valencia. Él, quien también fue fundador de Amigos Trasplantados, tiene tres meses sin recibir el tratamiento en la farmacia de Alto Costo del IVSS.

“Nunca en la historia se había dado una escasez de medicamentos de alto costo tan prolongada. Es la peor crisis en todos los años que tenemos trabajando con Amigos Trasplantados, en estos últimos 14 años. Todo el país está en emergencia. Son 3500 pacientes afectados, de esos hay 1500 a los que no les está llegando el medicamente prograf desde hace más de 6 meses”.

Según Valencia, de seis tratamientos disponibles, cuatro brillan por su ausencia. “El presidente del IVSS, Carlos Rotondaro, dijo que es una ausencia puntual pero eso no es así, se ha prolongado. En estos momentos hay tres niños: en Mérida, Ciudad Bolívar y Caracas, que están en crítica situación. Pueden perder el hígado donado. Estamos esperando una donación de España para salvarlos. Ya en Maracaibo dos señores perdieron por completo el trasplante”.

Lee también
Más de 10.000 pacientes trasplantados en riesgo por la escasez de Prednisona

Además, dijo, hay personas hospitalizadas y con severas recaídas en Falcón, “y no vemos ninguna acción por parte del Ejecutivo para solventar esta crisis. Estamos muy preocupados. No vemos una respuesta contundente y se sigue marcando la negativa de aceptar una ayuda humanitaria”.

Codevida en días pasados se reunió con el representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Pnud-Venezuela, e intentó saber el estatus de lo conversado en marzo pasado con el presidente Nicolás Maduro.

“Nos dijeron que lo que se había conversado en esa reunión es que le plantearon o, mejor dicho, le ofrecieron un abanico de mecanismos como el Fondo de Emergencia, El Fondo Rotatorio y el Global, pero todos requieren de los recursos del Gobierno. Hemos pedido una política que no requiera del aporte monetario del Estado. Sin embargo, llegamos al punto de que no hay espera posible. En estos momentos nadie tiene el medicamento y ya no podemos ni donarlos entre nosotros mismos. Estamos en una verdadera emergencia”, sentenció.

Unidades de diálisis de mal en peor

Aleida García sumó al drama de la escasez la crítica situación de las unidades de diálisis en el estado Aragua, donde están reduciendo los turnos de las terapias porque hay poca disponibilidad. Dijo que hay muchos pacientes y que si antes recibían cinco sesiones a la semana, ahora son tres.

Foto referencial: Cheché Díaz


Participa en la conversación