En la parroquia Pozo Verde, una de las zonas rurales del municipio Caroní, la enfermedad ha tenido más víctimas este año: las tres de esta semana son de allí.

Ciudad Guayana. La fiebre electoral bajó en toda Venezuela. Pero la fiebre de los enfermos de paludismo no se ha detenido: por el contrario, en el municipio Caroní, del estado Bolívar, la enfermedad tiene nuevas víctimas.

Fuentes médicas confirmaron al Correo del Caroní que esta semana tres personas han muerto en esa parroquia. Con esta serían siete las víctimas de la enfermedad en lo que va de año solo en ese sector.

Una anciana, que murió el martes 24; un adulto (sobrino de ella) falleció al día siguiente. Y este jueves, otro adulto de la comunidad también murió. Los dos primeros eran habitantes de Las Piedritas. El último, de 5 de Marzo.

Pozo Verde es una de las parroquias rurales de Ciudad Guayana. En ellas la malaria ha tenido mayor repercusión. Pero ni las parroquias urbanas se han escapado de la enfermedad.

Antes de esas tres muertes, el sector Las Batallas —una zona urbana de San Félix— también vio morir a uno de sus vecinos, un adulto. Ocurrió el domingo, en Las Batallas, otro de los sectores que también ha protestado por la repercusión de la malaria.

Un misterio

Lo que más temen las fuentes médicas es que los casos son autóctonos: ninguno de los tres fallecidos de Pozo Verde había estado en las regiones del sur de Bolívar, las zonas mineras.

En julio, la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología habían informado sobre la muerte de 65 personas en lo que iba de 2017 en el estado Bolívar.

Lee también
En Carabobo hay 39 casos sospechosos de difteria

Desde entonces no ha sido posible contrastar: el Distrito Sanitario 2 (dependiente de la Alcaldía de Caroní, en manos del oficialismo) no ha publicado las cifras de enfermos y fallecidos por la enfermedad.

Además de la opacidad informativa, los afectados tienen que lidiar con el hecho de que no hay acceso a las medicinas. Los vecinos de Pozo Verde han sido protagonistas este año de protestas para exigir insumos y tratamiento para la enfermedad.

Foto: cortesía Correo del Caroní



Participa en la conversación