“Sin harina, no hay pan” dicen los panaderos; “si no hay pan, no hay panadería” responde el Plan 700.

Caracas. El operativo Plan 700 llevado a cabo por diferentes organismos para fiscalizar la operatividad de las panaderías caraqueñas cobró sus dos primeras victimas: las panaderías “Rol 2025” y “Mansion’s Bakery”, que fueron ocupadas temporalmente por 90 días. Pero en los establecimientos no había pan este viernes.

El superintendente de precios justos, William Contreras, declaró a los medios que la medida se debe a que esos comercios incurrieron en los delitos establecidos en la Ley Orgánica de Precios Justos: “Estamos defendiendo los derechos socioeconómicos del pueblo”.

Aunque la medida tiene carácter temporal, a la panadería Masion’s Bakery, ubicada en la avenida Baralt, ya le cambiaron hasta el nombre.  Los nuevos ocupantes se encargaron de pintar en el cartel donde estaba el antiguo nombre una suerte de mosaico y en el centro de él se puede leer “La Mika”.

Mientras que fuera del local hay dos carteles escritos a mano en donde informan el motivo de la toma:  La panadería estará funcionando a partir del medio día porque están haciendo revisión de los procesos e inventario, y el pan producido estaría destinado a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), quienes serían los encargados de repartirlo en la comunidad.

Dentro siguen los mismos empleados atendiendo y horneando el pan, pero quienes dirigen detrás de la caja registradora, y custodian la puerta son personas vestidas de civiles, sin identificación y algunos usando la banda del brazo con la bandera estampada. La respuesta de estas personas sobre la ocupación es que se encuentran defendiendo los derechos del pueblo.

Lee también
Pese a las inspecciones, las colas persistieron en las panaderías

William Contreras dijo esta semana que el pan que se comercializaba pesaba solo 140 gramos, siendo 180 el mínimo exigido.

A pesar de que la orden gubernamental fue la de mantener las ventas de pan constantes y sin condiciones, la “nueva” panadería La Mika, no estaba vendiendo ningún tipo de pan, pero sí seguían comercializando tortas y otros dulces fríos.

Las otras panaderías ubicadas en los alrededores tampoco ofertaban el producto. No obstante, en la plaza Bolívar era posible adquirir una pieza por 1200 bolívares, cortesía de un revendedor.

Fevipan señaló que 80 % de las panaderías no cuentan con harina de trigo para elaborar pan salado, y apenas 10 % tienen insumos. El Gobierno es el único que importa trigo y las toneladas que han llegado al país son insuficientes para atender los requerimientos de los comercios.

Foto referencial:  Cheché Diaz.



Participa en la conversación