La falta de lubricantes es ahora la piedra de tranca para poder prestar el servicio. Fernando Mora, directivo del Comando Intergremial del Transporte, dijo que ese insumo escasea y, por tanto, no tienen otra alternativa que parar los carros para evitar que se fundan los motores.

Según la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores, este año se pararon un millón de vehículos, de los cuales un alto porcentaje pertenece al transporte de carga y de pasajeros.

Caracas. Fernando Mora, directivo del Comando Intergremial del Transporte, dijo que para el 15 de diciembre puede haber una paralización 100 % del transporte de pasajeros y de carga.

Expresó que hace dos días le informaron al viceministro de Transporte, Claudio Farías, que si no resuelven el suministro de lubricantes, el transporte público dejará de operar.

En estos momentos más de 90 % del sector está colapsado. Y esto lo hemos venido alertando desde hace 15 años. Se lo manifestamos al difunto presidente Hugo Chávez en 2003 cuando nos reunimos con él y se sacó una minuta de trabajo, donde le explicamos que se requería de una política de transporte para mejorar la calidad del servicio y para ponernos a la par de muchos países en el mundo. En esa época se crearon las primeas mesas de trabajo: renovación de flota, insumos y repuestos, tarifas y pasaje estudiantil. Por la misma dinámica y la cambiadera de ministros fueron paralizadas prácticamente.

Lee también
En Bolívar cuatro obreros murieron al volcarse camión que tomaron por falta de transporte público

La información la dio Mora durante su participación como ponente en el foro organizado por la Asamblea Nacional: “Situación Actual del Transporte Público”, cuya moderadora fue la diputada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Manuela Bolívar.

En su exposición, el representante del Transporte destacó que a partir de 2009 el Gobierno cerró la importación de unidades de transporte interurbano y arrancó el proceso de descapitalización de las ensambladoras nacionales.

Las unidades fueron aumentando de precio y las tarifas se fueron reduciendo, y en muchas rutas ahora estamos por debajo de un dólar. Por ejemplo, en la ruta Caracas-San Cristóbal el pasaje cuesta un dólar y en el mercado internacional esos mismos kilómetros cuestan 35 dólares. En vez de aumentar la tarifa lo que hemos ido es disminuyendo la tarifa y nos referimos a este sector porque es el que tiene más capacidad de resistir, pero el urbano no y por eso hoy en día tenemos más de 70 % de las unidades paralizadas. Llegamos ahí porque el Estado no aplicó una política de transporte acertada.

Mora destacó que en 2012 se firmó un punto de cuenta para el sector con un margen de 10 años.

Chávez se enfermó y eso no se aplicó. Ahora, la situación actual es que hay que decirle al país con claridad que, si el Estado no resuelve el problema urgente que tiene con los lubricantes y que no se lo hemos escuchado a ningún funcionario decir (sic), no vamos a tener la capacidad para sacar un carro después de recorrer 11.000 kilómetros porque no tenemos cómo hacerle un cambio de aceite. La gente debe entender que esa es nuestra herramienta de trabajo, con la que mantenemos nuestras familias, y no podemos exponernos a que se funda el motor. En estos momentos no hay una tarifa capaz de mandar a reparar un motor. Entendemos la inquietud del pueblo, pero también los usuarios deben presionar al Gobierno, porque su poder adquisitivo se ve muy afectado. Estamos en la mejor disposición. Estamos haciendo demasiados sacrificios para satisfacer una parte de la demanda, pero ya llegó el momento en que no aguantamos más. Ese cáncer que se nos incubó hace más de cinco años llega a su final, estamos en las puertas de una paralización total.

Al finalizar su participación, Mora sostuvo que esperan que ese mensaje le llegue al presidente Nicolás Maduro. “En sus manos está la solución”.

Omar Bautista, presidente ejecutivo de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa) cuando tuvo su turno en el foro, dijo que le podrían estar ahorrando al Gobierno 1400 millones de dólares fabricando autopartes. Pero eso no está sucediendo, aunque en el país hay 100 fabricantes localizados en 12 estados. “Y todo porque el sector sufre una caída de 94 % desde 2007. El ensamblaje de vehículos está en picada. De enero a octubre de este año solo se han fabricado 1600 carros, cuando hace 10 años se podía tener un promedio de 172.000 vehículos. En 2007 exportamos 130 millones de dólares y este año tres millones de dólares, eso es una baja de 98 %. La producción de autopartes y repuestos está desapareciendo”. El parque automotor en el país es de 4 millones a diciembre de 2016. Eso se traduce en 1,5 % que son autobuses, 19 % vehículos rústicos, 18 % camiones, 61 % unidades para pasajeros. Pero de ese monto, de acuerdo con Bautista, un millón se paró este año, precisamente por falta de repuestos. “Y eso es porque perdimos la capacidad productiva. Trabajamos al 20 %. Se debe a la falta de materia prima y eso ha afectado incluso el empleo. En 2007 la cámara tenía registrados 83.500 trabajadores. A la fecha, ha disminuido 45 %”. La caída de la producción, explicó, en parte radica en que Sidor —principal surtidor de materia prima— solo entrega 4 % de acero y aluminio. El otro punto que destacó es que no tienen acceso a las divisas. Este año pudieron entrar en tres subastas y lograron apenas 8 millones de dólares, cuando en un solo mes el sector requiere 30 millones de dólares. “Además, tenemos deudas por el orden de los 406 millones de dólares con proveedores internacionales, porque el Cencoex no liquida. Esa situación nos cerró la cartera de créditos. Así que estamos en un tobogán, sin producción y sin ensamblar”.

 Radiografía del colapso

  • Una camioneta de pasajeros necesita al mes dos pailas de aceite, cada una cuesta 8 millones de bolívares para el momento de publicación de esta nota.
  • Un filtro de aceite cuesta 2,5 millones de bolívares.
  • Un filtro de gasolina ronda los 2 millones de bolívares.
  • Un juego de pastillas para cuatro cauchos son 8 millones de bolívares.
  • Una unidad trabajando 16 horas carga máximo 800 pasajeros, forzando la suspensión, los amortiguadores, los cauchos, la transmisión, el motor. Reúne 1,6 millones de bolívares al día que, multiplicado por 20 días corridos, equivalen a cerca de 32 millones de bolívares. De ese monto, 35 % se reparte entre el chofer y el avance y el otro porcentaje, que son 20 millones 500.000 es para el gasto en los filtros, pastillas y lubricantes, que según la cuenta inicial son Bs. 28 mil 500.

No nos estamos haciendo ricos como dice la gente, no alcanza, no da la talla para mantener una unidad. Nosotros también comemos, nuestras familias comen y tienen necesidades. Eso debe entenderlo la gente, dijo el ingeniero Fernando Mora.

El filo de la cadena: El usuario   

Por la otra parte afectada, el eslabón más débil de la cadena: el usuario, habló Luis Alberto Salazar, del Comité de Usuarios del Transporte Público, quien destacó que, de 25.000 unidades en la Gran Caracas, 6000 están paradas, “y por tanto nos estamos peleando para abordarlas. Ya no son 32 puestos sino 45 personas en una camioneta. Aquí lo que se necesita es un plan integral de transporte urbano para todos los municipios. Además, tenemos que tener una alianza estratégica entre los dos sectores. El Gobierno nos está poniendo a pelear, usuarios y transportistas, cuando todo lo que tiene que ver con el transporte es una política del Gobierno”.

Criticó que ahora el Ejecutivo esté implementando las mal llamadas ‘perreras’ y recordó un accidente en el puente de Bolívar, cuando una cayó al vacío y murieron varios estudiantes hace unos 15 años. “Ahora la sacan al ruedo. Los pasajeros no están seguros, esos camiones no aparecen en la ley como servicio de transporte de pasajeros y mucho menos tienen pólizas de seguro. Aquí se está jugando a la debacle del sector. No se fija un aumento y hay zonas como en Catia donde los colectivos obligan a los transportistas a cobrar Bs. 280, pero dejan que los que andan en camiones o camioneta pick up cobren Bs. 2000 y hasta más. Hay que sincerar este tema, porque en el interior es más crítica la situación. Un pasaje en el terminal de La Bandera a Maracay o Guárico puede costar Bs. 10.000 en la mañana y a las 8.00 p. m. Bs. 100.000. Y ahora que viene la zafra navideña los venezolanos ya no tendrán cómo movilizarse por el alto costo de los pasajes y porque no hay unidades. Ahora la gente camina largos trechos de sus trabajos a sus casas porque no hay camionetas”.

 

Fotos: Francisco Bruzco



Participa en la conversación