El director del Cicpc, Douglas Rico, informó que fue detenido Daniel Mendoza, padrastro de David Gómez, de dos años, quien lo apuñaló y lo sepultó en la UD2. Su mamá también está bajo arresto, pues no se descarta que haya participado en el homicidio.

Caracas. Ella es muy buena madre, estaba pendiente de su hijo y de cuidarlo. La familia paterna —pidieron no ser identificados— de David Gómez Mendoza, de dos años, veía con muy buenos ojos a su mamá, Iraida Mendoza, de 19 años. Alegaron que nunca dio indicios de ser mala madre.

Pero no fue así. Según las averiguaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) una de las hipótesis que más cobra fuerza es que la madre del pequeño y su novio, Daniel  Mendoza, de 21 años, planeaban irse a vivir a Panamá y tenían problemas para llevárselo. Por esta razón decidieron quitarle la vida.

Lee también
Hallaron cadáver sepultado de niño desaparecido en Caricuao

El director de la policía científica, comisario Douglas Rico, explicó que el presunto autor del hecho, Daniel, fue detenido en Birgono, municipio Brión del estado Miranda, este miércoles 6 de septiembre, luego de que localizaran el cadáver del niño enterrado en la terraza 30 de la UD2 de Caricuao, en horas de la mañana.

El niño había sido reportado como desaparecido el domingo 3 de septiembre. Familiares paternos de la víctima contaron que Iraida los llamó desesperada para contarles que lo había perdido de vista mientras se encontraba en la casa de su novio, en el barrio Los Cotorros de Caricuao.

Ella dijo que estaba cocinando y él estaba jugando con un perrito en el patio de la casa, que lo veía desde la ventana. En un descuido el niño ya no estaba y comenzaron a buscarlo, añadió un pariente desde la morgue de Bello Monte, quien acompañaba al padre biológico de la víctima, Leunam Gómez.

Toda la familia, junto con los vecinos y los bomberos del Distrito Capital, e incluso el presunto asesino, participó en la búsqueda del niño sin dar con él. Ese barrio es un laberinto, hay muchas casitas, nosotros nos metíamos por unas veredas y de repente llegábamos al mismo sitio.

Familia paterna de la víctima indicó que la madre, Iraida Mendoza, nunca dio indicios de ser mala con él. El Cicpc no descarta que ella haya estado al momento del crimen.

El lunes decidieron colocar la denuncia y cuando Iraida entró a dar la declaración de rigor, su novio desapareció. Él estuvo con nosotros, buscándolo, pero después no lo vimos más.

Parientes de la víctima indicaron que él le confesó a los colectivos de la zona dónde había sepultado al pequeño y ellos dieron la información a la policía científica.

El comisario Rico indicó que la madre del menor dio distintas versiones, lo que levantó las sospechas de que algo malo sucedía, por eso la retuvieron. Un familiar denunció en la oficina de Violencia de Género del Cicpc y les indicaron que debían acudir los padres biológicos a declarar.

Otra de las hipótesis que se manejan en torno al homicidio, pero que no toma mucha fuerza, es que el niño fue asesinado porque su padrastro planeaba venderlo para pagar unas deudas por drogas o que su cuerpo sería utilizado en brujerías.

Familiares de la joven no conocían a su actual novio sino hasta el día que desapareció el niño, el pasado sábado 2 de septiembre

La víctima fue localizada con una herida por arma blanca en el abdomen, dentro de una bolsa y sepultada, muy cerca del patio de la casa de su padrastro, quien vive con su madre. Se conoció que Iraida estaba de visita en esa zona desde el pasado sábado, pues vivía con su papá y el niño en Chapellín. Mantuvo su relación en secreto hasta el fin de semana, cuando lo conocieron.

El papá del niño tenía alrededor de 20 días sin verlo, pero lo veíamos frecuentemente y él sabía siempre de su hijo. Tenía más de un año separado de ella y vivieron juntos en casa de su mamá, en Guarenas, añadió un doliente.

El pequeño era hijo único de ambos y también único nieto. El comisario Rico agregó que el presunto homicida estuvo detenido y condenado por robo. No descartan que la madre haya estado en el momento en que se cometió el crimen.

Fotos: cortesía



Participa en la conversación