Aunque el aporte de la industria petrolera es mayor que en 2016, las reservas no se recuperan debido al impacto que tienen los pagos de deuda pública.

Caracas. Las ventas de dólares de Pdvsa al Banco Central de Venezuela (BCV) se recuperaron en el primer cuatrimestre del año por el comportamiento de los precios del petróleo, pero el flujo de divisas que recibió el Central tuvo prioridades. Los billetes verdes se orientaron más a los pagos de deuda que a las importaciones de bienes, por lo cual siguen las fallas de abastecimiento de rubros básicos.

Entre enero y abril de 2016, la petrolera entregó al BCV 800 millones de dólares, en igual período de 2017 dio 1,8 millardos de dólares, con lo cual hubo un aumento de 125 %, de acuerdo con los datos del despacho de las finanzas, la industria y el Central.

Ese aporte en gran medida obedeció a la cotización de la cesta petrolera. En el primer cuatrimestre del pasado año, el barril promedió 27,46 dólares, mientras que en el mismo período de este ejercicio el crudo llegó a 44,60 dólares. Pese a que la cotización es mayor, los ingresos no son más altos porque la producción está en declive. En 12 meses, retrocedió 13 % y en abril cerró en 2,1 millones de barriles diarios, señalan los datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).  

La oferta de divisas de la petrolera al instituto emisor alimenta las reservas internacionales, que se usan para los pagos de deuda y las importaciones. Sin embargo, el incremento de este 2017 no ha tenido mucha incidencia en el saldo de las reservas que están por debajo de los 10,2 millardos de dólares, indican las cifras del instituto emisor.

Fuentes oficiales señalan que los activos del Central tienen ese bajo nivel por los pagos de deuda pública que se han registrado en el transcurso del año.

En abril, la República y Pdvsa cancelaron a los tenedores de bonos 2900 millones de dólares. Para atender dichos compromisos, la industria guardó parte del ingreso, y una porción se la vendió al BCV.

Lee también
Venezuela paga la deuda a costa de un recorte cada vez mayor de importaciones

Si bien el instituto emisor recibió más dólares que en 2016, eso no fue suficiente para cubrir las obligaciones del Ministerio de Finanzas. De hecho, el BCV realizó una operación con un fondo de inversión al cual le entregó 1,3 millardos de dólares en bonos de Pdvsa a cambio de 300 millones de dólares en efectivo. Dinero que fue para soportar la deuda del Gobierno.

Las fuentes agregan que se han dado más divisas a la deuda pública que a las liquidaciones de divisas para las importaciones. De manera que la administración de Nicolás Maduro fija prioridades con el uso de los dólares.

Cálculos de Ecoanalítica indican que en cuatro meses las liquidaciones de divisas al sector privado a las tasas oficiales alcanzaron los 650 millones de dólares, un recorte de 55 % respecto a 2016.

Ante ese descenso, las industrias no tienen suficientes divisas para adquirir la materia prima que necesitan para producir. En consecuencia, se eleva la ausencia de artículos en los anaqueles.

Analistas señalan que el recorte en la entrega de dólares continuará. En octubre, el Gobierno y Pdvsa tienen que cancelar deuda por 3300 millones de dólares, por tanto, un incremento de las compras externas de bienes se dificulta.

Aunque las autoridades buscan vías para aumentar los ingresos, todavía los esquemas planteados como canjes de oro y préstamos no se han concretado. 

Foto referencial



Participa en la conversación