Desde el 18 de enero, adultos mayores hacen largas colas frente a la sede del Banco Bicentenario de la avenida Miranda para cobrar su pensión. Muchos pernoctan porque no tienen efectivo para regresar a sus hogares. Otros dicen que no tienen ni para comprar comida.

Maracay. Aunque eran como 30 quienes decidieron cerrar la avenida Miranda de Maracay, son muchos más los pensionados que desde el pasado jueves 18 de enero esperan el pago correspondiente al mes. A la fecha no han cobrado y, por ello, decidieron protestar cerrando la vía en donde se encuentra ubicada una de las sucursales del Banco Bicentenario.

No tienen cómo comprar comida y mucho menos para cancelar el pasaje, por lo que algunos optan por dormir y amanecer frente a la entidad bancaria en donde solo les dicen que no hay dinero para cancelarles la pensión.

Los gerentes nos dicen que no hay dinero para pagarnos y mientras tanto muchos de nosotros no tenemos ni para regresarnos a nuestras casas y menos para comprar comida, dijo Teresa Colmenarez, una de las pensionadas que fungió como vocera de los protestantes.

foto César bracamonte

Aunado a la menor disponibilidad de billetes en la sucursal bancaria, los pensionados denunciaron que la entidad no tienen ni libretas ni tarjetas de débito para reponer, por lo que se les dificulta realizar cualquier transacción dentro de la institución o comprar a través del sistema de puntos de venta.

Muchos de los pensionados vienen de otros municipios cercanos a la ciudad de Maracay. Ello implica que la mayoría debe cancelar pasajes. Con el paro de transporte que se registra en la entidad, el retorno a sus hogares es imposible. Muchos deciden quedarse y duermen en plena vía pública, exponiéndose a la delincuencia.

Lee también
Oposición se concentró en Chacaíto para protestar por "torturas" a Juan Requesens

Mientras cívicamente exigían el pago inmediato de sus pensiones, reclamaban al presidente Nicolás Maduro y a las autoridades bancarias celeridad y prontitud en el pago del beneficio.

foto César Bracamonte

Fotos: César Bracamonte



Participa en la conversación