Solo 30% de las empresas en el estado Aragua están operativas, de las cuales ninguna trabaja a más de 50% de su capacidad instaladas.

Caracas. El impacto de la crisis económica arrasa con actividad empresarial y productiva que se realiza en Venezuela. Representantes de Fedecámaras, denuncian que todas las regiones del país se ven afectadas por la falta de servicios básicos, inseguridad, hiperinflación, insumos agrícolas y de transporte. Solamente en Miranda se dejarán de producir 20.000 millones de dólares en 2018.

El estado Miranda, según el Presidente de Fedecámaras Miranda, Fernando Castro, es la segunda economía que aporta al Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela, y en los últimos cinco años ha disminuido su productividad de 50.000 millones de dólares a 30.000 millones para el final de 2018.

Tal pérdida, duplica los 8.000 millones de dólares que se encuentran en  las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela.

Fernando Castro, Presidente de Fedecámaras Miranda

Por su parte, Eduardo Quintana,presidente de Fedecámaras Vargas, indicó que las características económicas y operativas del estado costero estaban determinadas por las importaciones que daban trabajo a la actividad naviera, los agentes de carga, la aduana y  el transporte que, prácticamente, ha mermado hasta el punto de la quiebra; dejando a su paso niveles de “desempleo masivo”. Las importaciones han disminuido a 16% en manos del gobierno y otro 4% del sector privado que laboran con recursos propios.

“Todas estas empresas están quebradas y en Vargas se adolece de industrias. Las pocas que tiene el estado han sido saqueadas y ya no hay fuente de empleo”, denuncia.

Quintana señala que el acceso a las divisas ha puesto en jaque los índices de importaciones , tanto del sector público como del privados. Siendo el gobierno el principal importador, a través de empresas públicas y mixtas, su capacidad también ha disminuido debido a la baja en la producción petrolera y, por tanto, la reducción de los ingresos públicos. “Ningún gobierno del mundo puede abastecer a un país a través de importaciones”, agrega.

“Lo que se ve llegar en los buques son Cajas Clap, productos de línea blanca y vehículos Toyota para suplir las necesidad del alto gobierno ”, agrega.

Empresas quebradas, disminución del turismo y la baja producción agrícola

Lee también
Sector empresarial no cuenta con el flujo de caja para pagar el aumento salarial

De acuerdo con Omar Elchumari, presidente de Fedecámaras Portuguesa, los cultivos de maíz y caña de azúcar se encuentran “comprometidos antes de nacer”. La escasez y la venta de semillas y fertilizantes en el mercado negro determinó que de 260.000 hectáreas disponibles, solo se sembraran 100.000.

A esto se le agrega que por la falta de fertilizantes el cultivo pueda mermar hasta el 30%. Esta cantidad solo puede abastecer la demanda nacional por dos meses. Además, temen que en el futuro sean foco de robos debido a la hambruna que ronda en los campos venezolanos.

Por su parte, Richard Clamens, representante de Aragua, donde se concentra gran parte del parque industrial, señala que solo 30% de las empresas en el estado están operativas, de las cuales ninguna trabaja a más de 50% de su capacidad instaladas.

Denuncia que los índices de inseguridad son un problema más que suma en la merma en la producción: robo de cables en las zonas industriales y atracos a los trabajadores.

Respecto al sector turístico, David Villa, representante de Falcón, denuncia que la falta de agua, electricidad y transporte terrestre y aéreo los afecta profundamente en Coro, Punto Fijo, Paraguaná y todos los sectores de Falcón. Denuncia que en el Aeropuerto José Leonardo Chirinos no se recibe o realiza ningún vuelo.

Hicieron un llamado de atención a las autoridades para que estimule la oferta de bienes y servicios, así como las inversiones frente al modelo de monopolio de Estado. También señalan que el costo del combustible, agua, electricidad, comunicación y otros servicios deben sincerarse para que puedan funcionar. “El servicio más caro es el que no hay”, agrega Carlos Larrazabal, Presidente de Fedecámaras.

Todos los representantes concuerdan en que la causa de tal deterioro se debe al modelo rentista y centralista que impulsó desde el gobierno del fallecido expresidente Chávez y que se prolonga en el mandato de Nicolás Maduro. Carlos Larrazabal, estima que los actuales niveles de importación, calculados en 18.000 millones de dólares, serían suficientes si el parque empresarial hiciera vida regularmente en Venezuela.

En palabras de Larrazabal, la buena noticia es que si existieran las políticas de desarrollo económico y social adecuadas a cada estado y sus potencialidades rápidamente se recuperaría la productividad. “Todavìa existe un sector empresarial y obrero comprometido con su trabajo”, concluye.

Foto: Sebastian García

Lee también
Paralizada la planta de cemento en San Sebastián, Aragua


Participa en la conversación