El bajo poder adquisitivo de los representantes, renuncias de profesores y saqueos retrasan el regreso a clases en planteles del Zulia.

Maracaibo. El reporte que se lleva hasta el momento está calificado como “patético”. Escuelas que abrieron sus puertas este lunes —ante el llamado al regreso a clases por parte del Ministerio de Educación— informan que recibieron entre ocho y 10 niños por salón. La ausencia de directores y dimisión de profesores predomina en el estado Zulia.

Gualberto Mas y Rubí, presidente del Sindicato Unitario del Magisterio del Estado Zulia (SUMA) lanzó una cifra: hay 60 % de deserción escolar en los planteles públicos, una situación que, descarta, se deba al traslado a colegios privados: “Si no hay para comprar comida, no creo que se estén cambiando”.

Asegura que en los municipios Valmore Rodríguez y Baralt, la mayoría de escuelas fueron saqueadas, obligando a retrasar por más tiempo las actividades educativas. Una tendencia que se percibió durante el cierre del pasado año escolar, cuando se registraron robos en al menos 70 instituciones. “Eso es un flagelo que está erosionando la educación del país”.

Un ejemplo es la unidad educativa Andrés Eloy Blanco —ubicada en la concurrida avenida Delicias en Maracaibo— en la que se suprimió el turno de la tarde, eliminando la mitad de su población estudiantil. El plantel Lucila Palacios espera la orden de cierre del mismo horario. “Esto no se debe a un difícil acceso”, agrega Mas y Rubí.

Lee también
Vecinos de la escuela Canaima de La Vega se organizan para evitar los robos

Un caso más grave se presenta en el liceo Manuel Dagnino de la parroquia Caracciolo Parra Pérez, en el que al inicio del periodo anterior, 1.400 alumnos ocuparon sus pupitres y al cierre del tercer lapso solo permanecieron 396 estudiantes culminando sus materias. “No es 50 %, se fue más del 70 % de la población estudiantil. Tenemos que mantener un debate del flagelo, investigar las causas que promueven lo que significa esta situación tan dramática”, reitera.

Crisis

El líder del gremio explica que una de las razones más predominantes del ausentismo es el poco poder adquisitivo de las familias de los alumnos. “Este es el año de las loncheras vacías, porque no tienen dinero, no tienen cómo recurrir a las escuelas si no se garantiza la alimentación escolar y hoy no está garantizada”.

Y añadió: “Hoy tenemos un problema gravísimo, educadores de trayectoria que han abandonado el país. No estamos atendiendo al sector educativo con la emergencia que tenemos que atender”. Puntualizó que cerca de 20 % de los docentes han renunciado a sus puestos de trabajo.

Foto: Cortesía Diario Panorama


Participa en la conversación