Solo hay 16 camas para hospitalizar a niños con neumonías, cáncer, epilepsia, diabetes y enfermedades infecciosas. Mientras que de 23 cupos en Emergencia solo se pueden usar ocho. Ningún quirófano está operativo.

Caracas. Desde la última semana de junio comenzaron una serie de remodelaciones en el Hospital J. M. de los Ríos que, según la versión oficial, tiene 95 % de avance, pero que mantienen al centro de salud —de referencia nacional en Pediatría— trabajando a la mitad de su capacidad debido a que están llevando a cabo las obras en varios servicios de forma simultánea.

De 15 pacientes que se podían hospitalizar en Medicina 3, solo hay espacio disponible para cinco. En la sala de Medicina 4, de 20 camas, solo se pueden usar 11, en donde se atienden las neumonías, cáncer, epilepsias, diabetes y enfermedades infecciosas. En Emergencia antes se contaba con 23 cupos, hoy en día solo hay ocho disponibles. Los siete quirófanos del hospital están en trabajos de refracción, pese a que se había previsto dejar uno habilitado para que no se paralizaran las operaciones.

Este lunes amanecieron sentados en sillas cinco niños con diagnósticos de dengue, celulitis, descompensación por leucemia, cardiopatía y neumonía en el Hospital porque la viceministra de Salud, Moira Tovar, exigió que no refirieran a los pacientes a otros hospitales.

Lee también
Muere el quinto niño que se contaminó en la Unidad de Nefrología del J. M. de Los Ríos

Se había prometido que el 1° de agosto se podrían hospitalizar los niños, pero hasta la fecha no hay día de entrega. Los médicos aún muestran dudas sobre si el material usado perdurará en el tiempo porque se está empleando cartón piedra y papel tapiz que simula cerámica.

Todavía no se sabe qué se hará para devolverle la hospitalización a los pacientes con cáncer, quienes desde hace cinco años se quedaron sin espacios. Solo cuando tienen alguna descompensación son internados junto con pacientes de otras patologías y, ante la falta de médicos especialistas, son atendidos por cualquier pediatra.

Sobre el equipamiento tecnológico aún no se ha informado nada.

La Unidad de Gestión de Tecnología en Salud de la Universidad Simón Bolívar informó, luego de hacer un estudio en el último trimestre de 2016, que el servicio de Banco de Sangre tenía 0 % de operatividad y 15 % de tecnología disponible; el laboratorio podía atender 15 % de los pacientes, y 5 % de su tecnología es la que funciona; en Radiología se tenía 0 % de capacidad de atención y sus equipos no servían; en Cuidados Intensivos se trabajaba a 40 % de su capacidad y su tecnología tenía 65 % de funcionamiento.

Foto: Archivo Crónica.Uno



Participa en la conversación