El viernes 8 de febrero la iglesia Dulce Nombre de Jesús de Petare amaneció con cinco pintas con improperios contra su vicario, Héctor Lunar. Las comunidades, grupos e instituciones rechazaron las ofensas, mientras que los vecinos pintaron las paredes para borrar las ofensas contra el sacerdote.

Caracas. Dirigentes comunitarios y vecinos de Petare expresaron su rechazo a los ataques que ha recibido el padre Héctor Lunar, vicario de la iglesia Dulce Nombre de Jesús desde enero por parte de la cámara municipal, integrada por 13 concejales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Vecinos de la zona aseguraron que los nuevos concejales emprendieron una campaña contra el sacerdote por sus opiniones sobre la grave crisis social y política que atraviesa Venezuela. Dijeron que hace un mes, el sacerdote, quien tiene siete años en la parroquia, fue declarado persona no grata por el ayuntamiento petareño.

Los insultos arreciaron después del cabildo abierto que se hizo hace dos semanas en la plaza El Cristo, en el que el padre Lunar  expresó que le preocupaba el atraso, desabastecimiento, falta de medicinas, desnutrición, miseria que aquejan al país. Hace días el alcalde José Vicente Rangel Ávalos estuvo en la iglesia, después de su estadía en el templo se agudizó la represión contra el sacerdote.

«El día del cabildo no lo dejaron hacerlo en la iglesia, fuimos a la plaza El Cristo y tampoco querían; el padre declaró a medios internacionales y eso se hizo viral. Arreció el ataque, colocaron cinco pintas en las paredes de la iglesia; eso fue organizado, porque lo hicieron con plantillas. El 98 % de la comunidad está molesta por los ataques contra la iglesia», dijo Joel Rivero, coordinador de la Pastoral Acción Social de la comunidad evangelizadora Redemptor Hominis de la iglesia Dulce Nombre de Jesús.

Lee también
Entre Bs. 500 y 2000 pagaron los catienses para llegar al centro de Caracas
Vecinos y exconcejales rechazaron los improperios que ha recibido el sacerdote solo por no apoyar al Gobierno.

María Carrasquel, vecina de Petare y colaboradora de la iglesia, pidió que cesen los ataques contra el sacerdote: «Que se acabe la politiquería, los concejales realizan acciones contra él sin ninguna razón. Que respeten».

Además de ella, otras vecinas del municipio Sucre aseguraron que en la gestión de Carlos Ocariz en la Alcaldía de Sucre y la oposición en el concejo municipal jamás se presentó un ataque contra algún funcionario o simpatizante del Gobierno.

Los petareños están molestos porque un grupo de oficialistas tomó un espacio de la plaza y todos los días lanzan insultos a través de altavoces contra las personas y partidos políticos que no apoyan la gestión de Nicolás Maduro.

Manfredo González, exconcejal de Petare, envió un mensaje a los nuevos ediles: «Es hora de tender puentes, tener claro que estas actitudes contra el padre no ayudan a la reconciliación. Eso molesta a la comunidad, hay rechazo hacia ellos».

El padre Lunar dijo que su posición política no es contra el chavismo, es tan legítima como cualquier otra: «Ellos son importantes, queremos una Venezuela plural, donde todos quepan».

Fotos: Cortesía Vecinos

Participa en la conversación