Las necropsias se realizaron en el patio de la estación policial. El defensor de Derechos Humanos, Rafael Narváez, señala que esta actuación viola los estándares de las leyes venezolanas.

Valencia. El médico forense que realizó las autopsias colectivas de los presos fallecidos luego de un incendio en los calabozos de la Comandancia de la Policía de Carabobo Navas Espínola debe ser investigado, por haber roto el protocolo forense al realizar las necropsias de ley sin los debidos estándares que resguardaran las pruebas del hecho.

Así lo manifestó Rafael Narváez, coordinador nacional por la Defensa de los Derechos Civiles, quien además recalcó que las leyes venezolanas rezan que no se pueden realizar autopsias colectivas a la intemperie. El deber ser era no permitir que los funcionarios de la Policía de Carabobo abordaran el hecho, “eso es un delito”. El cuerpo auxiliar de investigación científica de la Fiscalía es el Cuerpo de Investigaciones, Penales y Criminalísticas (Cicpc), quienes deben resguardar la escena del crimen.

Las autopsias fueron practicadas en el patio de la estación policial, donde no contaron con medidas sanitarias ni con los controles necesarios para concluir las causas reales de los fallecimientos. Según relato de los familiares, el común denominador que aparecía como causa de muerte en las actas de defunción era “asfixia mecánica”.

Lee también
Imputados cuatro funcionarios y subdirector de Policarabobo tras tragedia en calabozos

A juicio de Narváez, el fiscal general de la República, Tareck William Saab, debe iniciar una investigación contra el médico forense que ejecutó las necropsias de los 68 reos fallecidos el pasado miércoles 28 de marzo, pues “eso es un fraude de a la ley”.

Denunció que los familiares de los fallecidos han recibido amenazas presuntamente por elevar las denuncias correspondientes al caso. Cabe señalar que el pasado lunes los familiares de las víctimas, desde la sede de la Fiscalía en Carabobo, aseveraron que debían cancelar dinero para gozar de la visita, igualmente para el ingreso de alimentos, entre otras irregularidades, como la pernocta de visitas —el fiscal general Saab reconoció que entre los fallecidos había dos mujeres que pernoctaron en la comandancia de Policarabobo.

También pidió que a la fiscal superior de Carabobo, Ixolanda Gámez, le sea concedida la libertad para investigar y determine con seriedad las causas del suceso, que ocurrió en horas de la mañana del pasado miércoles. Algunas versiones citadas por el jurista señalan que al parecer no hubo la cancelación de “vacuna” a efectivos policiales por parte de los reos, lo que desencadenó el motín.

Foto: Cortesía Leomara Cárdenas


Participa en la conversación