Piquetes de la PNB y GNB vigilaron marcha que partió desde El Paraíso

A quienes caminaron desde la avenida Páez hasta Bello Monte los uniformados no les permitieron tomar la Francisco Fajardo. Sin embargo, cuando llegaron a Las Mercedes aprovecharon un «huequito» y se lanzaron a la autopista.

Caracas. Bajo la mirada silenciosa e intimidante de los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) partió la concentración desde la avenida Páez de El Paraíso, uno de los puntos dispuestos por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para la manifestación de este jueves 6 de abril, hasta su destino en el distribuidor Altamira de la autopista Francisco Fajardo.

No salió a las 10:00 a. m. como se convocó, pero 40 minutos más tarde caminaron acompañados por una camioneta con grandes cornetas y música. La diputada a la Asamblea Nacional, Marialbert Barrios, y Tomás Guanipa encabezaron la movilización desde este punto.

La protesta exigía la destitución de los siete magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y por eso a cada punto le colocaron el nombre de uno de ellos. El Paraíso, por ejemplo, se denominó Maikel Moreno, quien es presidente del máximo juzgado.

Bajo el sol inclemente, los marchistas provenientes de La Vega, Caricuao, Antímano, Montalbán y El Paraíso caminaron por Roca Tarpeya, la avenida Victoria, Los Chaguaramos y cayeron a Bello Monte.

En el trayecto fueron vigilados por la PNB y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Los uniformados trancaron todos los accesos a la autopista Francisco Fajardo a la altura de El Instituto Pedagógico de Caracas, la plaza Madariaga y Roca Tarpeya. Incluso bloquearon los sitios que, aunque no desembocaban en la autopista, podrían conducir a ella.

Lee también
Detenidos en manifestación no han tenido contacto con sus abogados

Los manifestantes amenazaban: “¡Vamos a la autopista, vamos a la autopista!”. Un grupo trató de pasar a esta vía por los lares de la antigua cárcel La Planta, pero el resto les pidió que siguieran su curso, por la presencia de las autoridades, y así lo hicieron.

Una vez en Bello Monte, se encontraron con más funcionarios de la PNB bloqueando el acceso hacia Plaza Venezuela, pero más adelante, en Las Mercedes, no había uniformados y los marchistas aprovecharon ese hueco para tomar la autopista.

Después de aproximadamente dos horas y media caminando se unieron en el punto final, el distribuidor Altamira, que ya había cambiado su rumbo: la Defensoría del Pueblo, en el centro.

La gente caminó en sentido oeste hasta llegar a la altura de El Recreo, donde los esperó la GNB y PNB con equipos antimotín y se inició la represión que duró al menos dos horas.

A diferencia del pasado 4 de abril, donde también se registró represión a esta altura, gran parte de los manifestantes se quedó en el lugar a pesar de las bombas lacrimógenas lanzadas por la PNB y les respondieron con objetos contundentes.

Fotos: Francisco Bruzco


Participa en la conversación