A través de mensajes de texto, la transnacional les ha comunicado a más de 1300 trabajadores que procederá al pago de sus liquidaciones, que deberán retirar en un hotel ubicado en Maracay, pero estos piden la reactivación de la planta.

Maracay. Ni expropiación ni intervención. Lo que solicitan los 1315 trabajadores de la planta de Plumrose, ubicada en la zona industrial de Cagua, estado Aragua, es la reactivación de la misma, pese al voraz incendio del pasado 2 de junio, que habría consumido más de 70 % de las instalaciones y dejó cinco trabajadores heridos.

Desde entonces, los portones de la transnacional se mantienen cerrados mientras que, afuera, los trabajadores vigilan y esperan que algún directivo les dé la cara. Sin embargo, solo un cartel colocado el pasado 3 de junio en el portón principal da cuenta de la posición de la empresa luego del siniestro.

“El incendio afectó algunas áreas productivas y administrativas de la planta. La magnitud de los daños se está evaluando con los especialistas, las autoridades y los organismos que corresponden para estos casos, por lo que se imposibilita técnicamente el reinicio de operaciones, el cual aspiramos pueda ser lo antes posible”, dice parte del comunicado del comité ejecutivo de la empresa.

Pero cuatro mensajes de texto, enviados a todos los trabajadores desde un servidor de la planta, señalan lo contrario. En ellos, la empresa Plumrose les notifica que tras los hechos acaecidos el pasado 2 de junio en la planta embutidos (incendio de gran magnitud),  la empresa le informa que por fuerza mayor cesa sus operaciones fabriles, razón por la cual extingue su relación de trabajo el 11-06-2018. Oportunamente le informaremos el lugar, fecha y hora para hacerle el pago de sus prestaciones sociales a que hubiere lugar.

A través de mensajes de texto informaron a los trabajadores

El lugar, a decir del presidente del sindicato nacional de trabajadores de la Plumrose, Alexis Tabares, es el Hotel Micotti, ubicado en Maracay, a donde deben acudir los trabajadores para recibir sus respectivas liquidaciones.

No aceptamos esas liquidaciones -dice Tabares- pues qué representan 200 millones para un trabajador con 30 o 40 años de servicio, que dio su vida a una planta con 64 años en Aragua, o  el ofrecimiento de apenas 40 millones para los trabajadores de mantenimiento».

De allí que los trabajadores insisten en que se realice una mesa de diálogo con el patrono, el Ministerio del Trabajo y la representación sindical, para garantizar no solo la estabilidad laboral, sino también la operatividad de la planta, que, a decir de algunos trabajadores, es recuperable, pese a los niveles de contaminación que persisten en la empresa, producto de los olores tóxicos que produjo el incendio y la descomposición de la materia prima que había en la planta.

Inclusive, muchos dicen estar dispuestos a colaborar con la reactivación de la empresa, con la remoción de escombros y de estructuras dañadas por las llamas, pues sostienen que aún hay en pie dos galpones en donde pueden funcionar algunas líneas de producción.

Descartan de plano la expropiación o intervención de la planta, no solo porque no lo quieren, sino también porque a diferencia de lo ocurrido en la empresa Kellogg´s, que cesó operaciones definitivamente, la Plumrose aún mantiene otras filiales como Monserratina y  Underwood, entre otras. Además, la empresa cuenta con cinco sucursales distribuidas en Barcelona, Barquisimeto, Caracas, Maracaibo y Cagua; esta última la más importante por ser donde se producen todos los embutidos que, posteriormente, se distribuyen a nivel nacional. De hecho, con la inoperatividad de la planta ubicada en Aragua, al menos las de Lara y Caracas se están viendo afectadas.

Para nada pedimos la expropiación o intervención. El gobierno no ignora lo que ocurre y está al tanto de lo que aquí pasa desde el incendio, porque camiones de Barrio Tricolor se han encargado de remover y sacar escombros de la planta, además de que el miércoles acudió una comisión de diputados del Consejo legislativo de Aragua, señala Tabares.

El grupo de trabajadores, apostado todos los días en las afueras de la empresa, también asegura que, desde el año 2016, Plumrose planteó ante el sindicato la necesidad de reducir nómina al 50 % y eliminar los turnos nocturnos y especiales, alegando la insostenibilidad de la producción. En aquel momento, los reclamos laborales fueron dispersados con presencia de policías y guardias nacionales, mientras que, ahora, sospechan del silencio oficial frente a lo que consideran una violación a sus derechos laborales.

Todos los días, los trabajadores permanecen en las afueras de la empresa

Fotos: Gregoria Díaz


Participa en la conversación