Marlon Martínez, de 19 años, recibió nueve tiros en el rostro la noche del pasado sábado, en el barrio Beta Gamma, en Filas de Mariche. Familiares acusan del crimen a la expareja de su novia.

Caracas. Por 10 horas Simón Martínez cuidó el cadáver de su hijo, en plena calle. Esperó todo ese tiempo a su lado hasta que funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) pudieron entrar al barrio Beta Gamma, en el kilómetro 9 de Filas de Mariche, tras el amanecer a las 9:00 a. m. del domingo 3 de septiembre.

Los funcionarios demoraron en buscar el cadáver pues, según testimonios de vecinos, por la delincuencia no suelen subir en horas de la noche ya que sus vidas corren peligro.

Marlon José Martínez Pájaro, de 19 años, fue asesinado a las 10:00 p. m. del sábado 2 de septiembre. Recibió nueve disparos en el rostro a manos de, presuntamente, la expareja de su novia.

El sujeto, quien no está identificado, interceptó a Marlon mientras buscaba la caja de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) en casa de un vecino. Su papá se enteró minutos después, pues la pareja de su hijo lo llamó para avisarle que mientras estaba en la casa escuchó varios tiros y al salir el joven estaba muerto.

Quizá fallé como padre, quizá falló su mamá. Muchas veces le dijimos que esa zona era muy fea, pero la pobreza y la necesidad lo llevaron a vivir en un sitio tan peligroso, la conclusión fue la muerte, dijo.

Marlon tenía aproximadamente ocho meses viviendo con su pareja en una casita muy humilde. No tenía un trabajo fijo, pero su papá comentó que hacía arreglos de albañilería por su cuenta, de vez en cuando. Era el mayor de tres hijos.

Lee también
Adolescente mató a otro mientras manipulaba un arma de fuego

Fue ensañamiento, lo que le hicieron fue con rencor, todos los tiros se los dieron en la cara. Pido a las autoridades que se agarre al culpable, es una víctima más de la delincuencia, soltó su padre.

Foto referencial: Luis Miguel Cárceres



Participa en la conversación