La República tiene que cancelar casi 2 millardos de dólares en el transcurso de los próximos días y para atender esas obligaciones ha recortado las importaciones, lo que agudiza las fallas de abastecimiento de rubros básicos.

Caracas. “Nosotros vamos a cumplir con nuestros compromisos”, aseveró el vicepresidente de Economía y ministro de Finanzas, Ramón Lobo, hace varias semanas cuando fue consultado sobre el pago del servicio de deuda pública, pero atender esas obligaciones ha llevado a un recorte severo de importaciones que han afectado la producción y han profundizado los problemas de abastecimiento de alimentos, medicinas y artículos de higiene personal.

En los próximos días, el Gobierno y Pdvsa tienen que cancelar en deuda (capital e intereses) más de 2 millardos de dólares. Pagos que generan inquietud en los mercados internacionales debido a la estrechez financiera.

A continuación, aspectos clave de los compromisos:

1. ¿Por qué aumentó la deuda pública?

En la etapa de altos ingresos —que se registró entre 2004 y mediados de 2014 con un bache en 2009 y 2010— los venezolanos vivieron una expansión del consumo soportado por las importaciones. Durante esa etapa de bonanza, el gobierno de Hugo Chávez aumentó el tamaño del Estado, lo que llevó a elevar el gasto público, y a pesar de los altos ingresos petroleros y tributarios, el Gobierno requirió de un incremento del endeudamiento. Y de una deuda externa total que estaba en 24 millardos de dólares en 2014 se llegó a 103 millardos de dólares en 2016.

Mientras el precio del crudo se mantuvo por encima de los 80 dólares, no hubo inconvenientes para cancelar el servicio de la deuda, pero tras el declive del valor del barril la situación se complicó.

2. ¿Qué ha pasado con los ingresos?

La deuda se convirtió en un dolor de cabeza por la menor disponibilidad de recursos. Pdvsa desde hace dos años ha tenido que ingeniárselas para realizar los pagos a los tenedores de sus títulos, porque además de la cotización del crudo en 44 dólares promedio, la producción petrolera en 24 meses ha perdido más de 500.000 barriles y se ubica en 2 millones de barriles diarios, según las cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). A pesar de que la estatal ha logrado ahorros por un período de gracia con China —en el que cancela solo los intereses de la deuda—, y a fines de 2016 logró extender los vencimientos de unos bonos por 2,8 millardos de dólares, el dinero no alcanza.

De lo que percibe por las ventas de petróleo y derivados, la estatal tiene que guardar una porción para afrontar los pagos de deuda, y lo que queda va al Banco Central.  Esas divisas que recibe el ente emisor alimentan las reservas internacionales, que se utilizan no solo para cancelar deuda del Gobierno central sino también para efectuar las importaciones.

La baja disponibilidad se refleja en las reservas que hoy día están por debajo de los 10 millardos de dólares, pues además tampoco hay suficientes fondos por las exportaciones no petroleras.

3. ¿Qué hace la República para cancelar la deuda?

El Gobierno para atender los compromisos ha hecho operaciones financieras poco ventajosas con el fin de tener algo de flujo. Para cancelar la deuda de abril —que fue de 2,9 millardos de dólares— realizó una transacción con un fondo de inversión a la cual le entregó papeles de la petrolera a cambio de efectivo.

A la par de esas operaciones, recorta las asignaciones de dólares para las importaciones y para afrontar el pago de abril, por ejemplo, las liquidaciones de dólares en el primer trimestre descendieron más de 40 %.

A fines de mayo, el Gobierno anunció el nuevo sistema de tipo de cambio complementario (Dicom) para asignar billetes a los privados a una paridad mayor, y con el fin de inyectar dinero al mecanismo, el BCV vendió a la banca de inversión Goldman Sachs papeles de la petrolera a un tercio de su valor.

Lee también
Con 20 empresas la FANB acapara el poder económico

Sin embargo, los recursos se quedaron cortos. Aunque por ese sistema complementario se autorizó a los privados 322 millones de dólares entre mayo y agosto, ese monto resultó insuficiente para atender las necesidades de las empresas. En septiembre las subastas se paralizaron.

Las opciones de incrementar los ingresos son reducidas. Si ya el Gobierno tenía dificultades para obtener financiamientos, con las sanciones de la administración de Donald Trump las vías son más limitadas, debido a que esas acciones afectan las operaciones con nueva deuda y la venta de activos.

4. ¿Qué ha sucedido con las asignaciones de dólares a las empresas?

Justo con la cercanía del pago de deuda pública, el Gobierno suspendió las asignaciones del Dicom. Las autoridades, bajo el argumento de “liberarse del dólar”, anunciaron la creación de una canasta de monedas con lo cual las autorizaciones a las empresas serán en euros, yuanes, rupias y rublos, con todo, desde hace siete semanas las entregas están paradas y aún no hay precisiones por parte de Finanzas y el BCV.

Ya septiembre fue crítico. Datos de Ecoanalítica muestran que en ese mes la liquidación de dólares oficiales (Dipro y Dicom) fue de apenas 2 millones, el nivel más bajo desde que arrancó el control de cambio en 2003. En “octubre el recorte ha sido brutal”, señaló el economista Alejandro Grisanti.

Con las restricciones de dólares, las industrias no han podido adquirir insumos y equipos para producir, lo que significa que habrá más fallas de abastecimiento de comida, medicamentos, entre otros artículos a fines de año. Y si bien algunas empresas se han financiado con el mercado paralelo, ello no es sostenible por el impacto en los precios.

Por la falta de divisas y las regulaciones, las empresas estaban trabajando a 34 % de su capacidad en el segundo trimestre de 2017, según Conindustria.

5. ¿Pdvsa y el Gobierno cancelarán la deuda?

Pdvsa tenía que cancelar intereses a mediados de mes y se retrasó, lo que generó inquietud. Esta semana fue que efectuó el depósito a los inversionistas, notificó Ecoanalítica.

Para el 27 de octubre, la petrolera debe cancelar 985 millones de dólares y el 2 de noviembre 1,1 millardos de dólares.

En el mercado, los analistas estiman que Pdvsa y el Gobierno central cumplirían, sin embargo, las dudas persisten. Los días son de incertidumbre.

Foto referencial: Cristian Hernández



Participa en la conversación