Por precariedad de la infraestructura de CDI de la Unión en El Hatilllo vecinos exigen rehabilitarlo

Con más de ocho años en funcionamiento, el Centro de Diagnóstico Integral ubicado en el km 6, parroquia El Hatillo, requiere de mejoras en su infraestructura, dotación de insumos y medicinas y reparación de su ambulancia.

Caracas. Lo que se inició hace más de ocho años como un establecimiento de salud moderno con efectiva tecnología médica, medicamentos e insumos para garantizar una asistencia gratuita a vecinos de El Hatillo, es hoy un centro con muchas carencias.

Mercedes Fermín, guardiana de salud y habitante de la calle La Unión, asume la denuncia de la situación de precariedad en que se encuentra el Centro de Diagnóstico Integral y solicita al médico fisiatra, Carlos Alvarado, ministro de Salud, que no solo le dé un “cariñito” al centro sino que “le ponga mucho amor con besos y todo, porque hay muchas carencias que debemos corregir, que lo tomen en cuenta como hacen con otros”.

La compra de nuevos equipos es una peticiòn vecinal

En La Unión expresaron angustia por el deterioro de la infraestructura, los vecinos resaltaron la mística y responsabilidad del personal que trabaja en el CDI, quienes atienen a pacientes que llegan de todas partes del municipio en procura de atención médica.

Un problema que aqueja al centro de salud es la falta de iluminación dentro y fuera del centro debido a la carencia de bombillos y lámparas. “De noche esto parece una boca de lobo”, dijeron algunos pacientes que esperaban su turno.

Como guardiana de salud, Mercedes Fermín solicitó a Crónica.Uno el recorrido por el centro para mostrar los problemas. La escasez de agua es uno de ellos, hay que almacenarla para el uso en la cocina. Un área que a Fermín le preocupa, pues se encuentra muy deteriorada. Se requiere arreglo de las tuberías de agua potable, la instalación de un equipo para esterilizar los utensilios y la dotación de nuevos equipos.

Lee también
Desde hace dos meses no recogen la basura en el sector Manicomio de La Pastora

Urge también la dotación de alimentación balanceada. “La comida es precaria, mi hermano estuvo hospitalizado y comía pastica con onotos, eso sí, el servicio de médicos es bueno”.

Los vecinos informan que el servicio que no funciona es Rayos X. Reciben asistencia en Terapia Intensiva, Electrocardiograma, Endoscopia, Oftalmología, Enfermería, Emergencia, ultrasonido diagnóstico, laboratorio clínico, Laboratorio (SUMA), emergencia y esterilización, y Sala de Rehabilitación.

La atención del personal es excelente. Pero las medicinas llegan por cuentagotas. Necesitamos una jornada de exámenes de la vista y entrega de lentes  que nos hacen falta y están muy caros, dijo Mercedes Fermín.

En la parte externa del CDI se observan las paredes deterioradas por las filtraciones. Un integrante del Comité de Salud, Alfredo Arias, ayudó a  rehabilitar las áreas de orientación y hospitalización, sin embargo, el trabajo que hace falta es de mayor complejidad: la humedad afecta las salas de atención de pacientes.

El 12 de octubre del 2013, Corpomiranda entregó una ambulancia al CDI de La Unión. Cinco años después, la unidad está inoperativa por falta de repuestos y mantenimiento.

Los cauchos están a punto de explotar. Estamos dispuestos hacer ‘una vaca’ para comprar cauchos y la batería, el problema es que teníamos tres conductores de la ambulancia, los mandaron para otro municipio, tendrían que volver para acá.

A falta de ambulancia no se pueden hacer traslados de pacientes a otros centros

Fotos: Luis Morillo  @luizmorillo15


Participa en la conversación