Una hora y 20 minutos después de que ocurrió el apagón a las 4:50 de la tarde del jueves 7 de marzo, el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, anunció que el mega apagón que afectó el país desde ese día, se trataba de un sabotaje, versión secundada por Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información, quien llegó a señalar al senador estadounidense Marco Rubio como responsable. Sin embargo, fuentes abiertas y cerradas, algunas de ellas vinculados a Corpoelec, desmienten en un trabajo publicado por El Pitazo esa denuncia y apuntan a culpar a quienes administran el sistema eléctrico.

  1. Guri es un área fuertemente custodiada por miembros de la Fuerza Armada. Opera un comando especial y un grupo artillado del Ejército, un comando de la Guardia Nacional y la seguridad interna de Corpoelec, lo que hace imposible ingresar al área para cometer un sabotaje.
  2. El sistema Scada regula y controla la Red Troncal de Transmisión. Según Jorge Rodríguez, el sabotaje ocurrió allí, pero José Aguilar, ingeniero y experto en el sector eléctrico, afirma que el Scada no puede ser manipulado desde el exterior, por lo que descarta la manipulación informática. El Scada además no está conectado a ninguna red, lo que hace inviable la posibilidad de algún hackeo.
  3. Fuentes vinculadas a Corpoelec confirmaron que un incendio de vegetación registrado el jueves en la tarde afectó las tres líneas de 765 kilovoltios entre Guri y las subestaciones Malena y San Gerónimo B.
  4. Las líneas y las torres que las sostienen están cubiertas de vegetación porque no se le hace mantenimiento de pica y poda desde hace algunos años.
  5. Las líneas de 765 kv, que alcanzan una longitud de 2.230 kilómetros, son el mayor contribuyente de energía eléctrica a la Red Troncal de Transmisión. Aporta el 85 por ciento de la energía que se envía hacia el centro del país desde el Guri, según precisó el ingeniero Miguel Lara, exgerente de la Oficina de Planificación del Sistema Interconectado (Opsi) hasta 2004.
  6. El incendio pudo generar un sobrecalentamiento en las líneas y a su vez un rechazo de carga que dispara las protecciones de las turbinas que alimentan esas líneas en Guri.
  7. Las líneas de 765 kv se alimentan de las unidades que están en la Casa de Máquinas 2 del Guri. Son las unidades de mayor potencia y pueden generar cada una unos 730 megavatios. En 2018 se conoció que cuatro turbinas de esta Casa de Máquinas estaban fuera de servicio por mantenimiento. Ahora, con la falla del jueves tres resultaron afectadas y su arranque resulta complejo si no se tiene corriente de excitación en sus generadores.
  8. En el país hay instalados 1.500 megavatios en unidades Black Start (arranque sin nada de corriente en el sistema) con las que se puede alimentar el arranque de las plantas termoeléctricas y dar corriente a los generadores de Guri.
  9. Asesores externos presumen que antes del apagón del jueves 7 de marzo se intentó reconectar algunas cargas en Ciudad Bolívar o Guayana y generó una desestabilización, que hizo que el Sistema de Control de las Turbinas de Guri no adecuara la velocidad y una de ellas comenzó a acelerarse y debieron detener. Intuyen que el proceso no fue el adecuado y se dispararon las protecciones del resto de las turbinas, lo que las deja fuera de servicio.
  10. Restablecer la operatividad del sistema en Guri es complicado si los sistemas de protección y control de la principal central hidroeléctrica del país no están en buen estado porque se necesita una sincronización casi perfecta. Y para poner en servicio las líneas Guri-Malena-San Gerónimo (donde ocurrió la afectación por el incendio el jueves) se requiere que sus equipos de regulación de tensiones, de maniobras, de control y de protecciones estén bien en esas subestaciones, explicó el ingeniero Miguel Lara.
Lee también
Madres quieren un abrazo de sus hijos, un país distinto y hasta una cocina nueva

Lea en este link en El Pitazo las otras 10 razones por las que los expertos dudan de la tesis de sabotaje que manera Nicolás Maduro,.


Participa en la conversación