El kilo de lagarto con hueso, costilla y huesos rojos fue fijado en 38.000 bolívares, mientras que la carne de segunda, como solomo abierto y falda, deben venderse en 47.000 bolívares. Los cortes de primera —excepto Lomito que valdrá 80.000 bolívares— se expenderán en 75.000 bolívares, según la información oficial.

Maracay. Aunque hasta hace poco, la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) anunció que había pactado con el Gobierno un nuevo precio de la carne en 41.000 bolívares fue este miércoles cuando se divulgó otra vez por parte de los ganaderos el costo de ese alimento.

Cuando los ganaderos adelantaron que el precio estaría en 41.000 bolívares, y en paralelo aumentaron las fiscalizaciones, los carniceros señalaron que ese importe no era suficiente para cubrir los gastos operativos, por lo que muchos optaron por cerrar sus negocios. El producto, cuando aparecía, nunca se vendió al valor anunciado, por el contrario, el kilo de carne fue ofertado entre 60.000 y 80.000 bolívares, incomprable para aquellos que apenas reciben un salario mínimo.

Para evitar sanciones por parte de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y de la GNB, muchos carniceros en Aragua decidieron bajar la santamaría, hasta que se produjera un nuevo acuerdo entre Fedenaga y el Gobierno para la revisión de los precios, que ya esta semana se comenzó a divulgar.

El acuerdo divulgado señala que el precio de la carne estará entre un mínimo de 38.000 y máximo 80.000 bolívares, según el tipo de corte. El kilo de lagarto con hueso, costilla y huesos rojos fue fijado en 38.000 bolívares mientras que la carne de segunda, como solomo abierto y falda, debe venderse en 47.000 bolívares. Los cortes de primera —excepto lomito que valdrá 80.000 bolívares— se expenderán en 75.000 bolívares.

Pero no fue necesario esperar tanto

Los ganaderos y el Ejecutivo acordaron hace apenas unos días un nuevo precio regulado para la carne roja, de acuerdo con el anuncio hecho por el presidente de la Asociación de Carniceros de Aragua, Marcelino Fernández, quien le contó a Crónica.Uno, cómo quedaron los nuevos precios de la carne bovina que van de entre 38.000 a 80.000 bolívares.

Explicó que aunque estos nuevos precios de la carne no sean rentables para los carniceros, hemos acordado vender el producto con este nuevo precio, esperando una nueva revisión por parte del Gobierno. Los carniceros percibimos apenas un 22 % de ganancia, de los cuales 15 % se va en gastos operativos, quedándonos apenas un 7 % de ganancia real.

El presidente de la Asociación de carniceros de Aragua aprovechó para denunciar algunos operativos de ventas controladas de la carne por parte de funcionarios de varias alcaldías, sin que tengan atribuciones para ello.

Lee también
Por regulaciones y fiscalizaciones desaparecen el pollo y la carne de los mercados

De manera arbitraria —dice— algunos funcionarios municipales realizan operativos para vender el producto a precios establecidos caprichosamente, generando grandes pérdidas a los carniceros. Solo la Sundde y la GNB son los autorizados para realizar las fiscalizaciones y las posibles ventas controladas de la carne.

El gremio carnicero espera que con estos nuevos precios, la venta de la carne se regularice, mientras los consumidores aragüeños siguen optando por suplir con granos, por ejemplo, la proteína que aporta la carne roja, debido a los altos costos del producto.

Durante un recorrido de Crónica.Uno realizado por algunas carnicerías, supermercados y mercados en Maracay, se pudo constatar que algunos establecimientos venden la carne roja entre 60.000 bolívares y hasta 80.000 bolívares el kilo, mientras que el pollo entero es vendido entre 26.000 y 30.000 bolívares el kilo.

La regulación de los precios de la carne, a pesar del nuevo precio establecido entre Fedenaga y el Gobierno, ha traído consecuencias para vendedores y consumidores. Los primeros alegan que el margen de ganancia es negativo para ellos y que vender la mercancía a un precio regulado cuando ya la compraron con altos costos, representa una gran pérdida para sus negocios. Los segundos reclaman un producto regulado que no se consigue en ninguna carnicería.

Por ello, la escasez de carne y pollo de muchos anaqueles sigue siendo evidente, aunque el presidente de la Asociación de carniceros de la región espera que las ventas comiencen a regularizarse en los próximos días.

La Sundde y la FANB realizaron recientemente una inspección en el mercado libre de Maracay, uno de los más concurridos, en donde los funcionarios pretendieron garantizar la venta del producto al precio anunciado. Sin embargo, los vendedores insistieron en que no les era rentable vender a precio regulado un producto que ellos adquieren por encima de lo establecido. Hacerlo, dicen, les impide obtener el porcentaje de ganancia.

La Sundde también fiscalizó establecimientos en los municipios Sucre, Mariño, Girardot y Zamora del estado Aragua, donde los funcionarios inspeccionaron distribuidoras de carne y pollo como La Caridad, Servicios Avícolas, (Seravica), Agropecuaria Pollos del Campo y los Mataderos Avícola Ebenezer Zona Industrial y Grupo Souto.

Los elevados precios de la carne y el pollo, las pérdidas económicas que registran los carniceros y la imposibilidad de los consumidores para adquirir esos productos, mermaron las ventas de la carne bovina en más del 60 %.

Foto referencial: Luis Miguel Cáceres.



Participa en la conversación