El precio del pollo pasó de Bs. 8900 a Bs 11.000 y el de la carne de Bs. 14.900 a Bs. 24.300, en un mes. Los compradores afirman haber dejado de consumir estos rubros desde hace tiempo y han buscado algunos sustitutos.

Caracas. Como resultado de la crisis por la que atraviesa el país, más una serie de políticas fallidas, los alimentos en general han llegado a precios insospechados, lo que ha generado que el sueldo mínimo —ubicado en Bs. 97.531,56— solo alcance para comprar 4 kilos de carne, según pudo constatar Crónica.Uno en un recorrido por mercados municipales y supermercados.

A mí me da pena que me vean la correa porque está toda vuelta ñoña, de todos los huecos que le he tenido que abrir con esta dieta de Maduro, y él bien gordo que está riéndose de los venezolanos y bailando en cadena cada vez que puede, a ese no le da pena lo que está pasando, pero la justicia existe, eso necesita saberlo, expresó Daniel Quintero, un comprador que se encontraba en uno de los establecimientos.

La carne pasó en tan solo un mes de Bs. 14.900 a Bs. 24.300 y el pollo de Bs. 8.900 a Bs. 11.000, lo que equivale a una variación de 63 % y 23 %, respectivamente.  “Un lujo”, “inalcanzables”, así perciben los trabajadores estos alimentos.

Siempre que vengo hay un precio nuevo y no se le puede hacer nada, lo único que se me ocurre es tener fe en que todo esto va a mejorar algún día, tratar de hacer todo lo posible para sobrevivir, una se rebusca por un lado y por el otro a ver cómo se hace para llevar comida para los muchachos. Lo que sí puedo decir es que ya no tengo capacidad de sorpresa, señaló Anael Méndez, ama de casa residente de San Martín. 

David Ortegano, un mototaxista de una línea ubicada en el centro de Caracas, dice que no lo tomó por sorpresa el aumento de la comida, según él, cada vez que ocurre un evento en Venezuela, los vendedores aprovechan la conmoción para aumentar precios.

Lee también
Cabello: ANC requiere dos años para frenar la especulación

Yo estoy claro que la responsabilidad la tiene el Gobierno, pero hay vendedores que se pasan, un día ponen un precio y para el otro ya lo aumentaron, así tampoco se puede porque yo sé que deben pensar en la reposición de la mercancía, pero ya eso es pasarse de usureros.

Por otro lado, los vendedores de carne y pollo indican que los aumentos vienen directamente de los distribuidores. Según Jhonny Jiménez, quien trabaja en una carnicero en Quinta Crespo: ellos notifican [los distribuidores] cada vez que van a aumentar los precios de la mercancía y nosotros a la par lo hacemos porque si no, trabajamos a pérdida.

Foto referencial: Mariana Mendoza.



Participa en la conversación