Desde hace 8 años, un grupo de voluntarios decidió echarle un camión de fuerzas a una labor que no deja dinero, sino satisfacción: dar apoyo moral a las madres que luchan para salvar las vidas de sus hijos. Ahora no solo las escuchan, sino que además les enseñan a ser emprendedoras.

Caracas. Hace 8 años nació una institución con la idea de brindar ayuda espiritual a las mamás que estaban recluidas con sus bebés en este centro hospitalario. Pero una vez en las habitaciones y en pasillos del nosocomio, las necesidades se desbordaron y quienes fueron como voluntarios esa primera vez decidieron ponerle un camión de fuerzas y trabajar en pro de los derechos de las mujeres a una vida libre de violencia al tiempo que las ayudaban con las medicinas y los alimentos. Ahora ese brazo amigo incluso las convierte en emprendedoras.

Se trata de la ONG Prepara Familia, cuya presidenta, Katherine Martínez, hace una labor humanitaria en el interior del hospital J. M. de Los Ríos, ubicado en San Bernardino.

martinez
Está disponible para cuando las madres necesitan su apoyo.

Contra viento y marea todos los días del mundo, ocho voluntarios que conforman esta organización —en su mayoría abogados—, sudan la gota gorda para tratar de darles un poco de bienestar a las madres y a sus hijos: cada día sortean más dificultades para conseguir los medicamentos y la comida.

No obstante, cuando las cosas se hacen con voluntad, salen. Y  tan es así, que en este corto camino recorrido lograron atender a 1.500 madres e igual número de infantes.

Lee también
Sol Guerra le hace honor al nombre: lucha por el bienestar de La Pastora

Los primeros pasos

En principio, el acceso que tenían a estas personas era para brindar apoyo espiritual:

“Llegamos como voluntarios católicos al J. M. de Los Ríos porque queríamos apoyar a estas personas en su dura situación. Preguntamos a las enfermeras por el área más crítica y nos dijeron el piso 5, donde están Neurocirugía y Nefrología. Pero qué va, nos dimos cuenta de que había muchas necesidades, así que nuestra primera intención nos duró solo horas. De inmediato dimos un gran paso porque nos comprometimos con esa realidad y hoy en día apoyamos a esas mujeres en su lucha para salvar las vidas de sus pequeños hijos”.

En la medida que la crisis arropó al hospital, Martínez destacó que se fueron involucrando. Así, la problemática salió a la luz pública y donde quiera que se estén denunciando los atropellos a los derechos a la salud, ahí está Prepara Familia, con Katherine a la cabeza.

“Ese es mi papá quien da su testimonio”, dice con orgullo cuando se trata de uno de los pacientes del J. M. de Los Ríos que sale en la televisión o en la prensa.

A ella las mamás la buscan, le cuentan las vicisitudes y le aflojan las lágrimas. Es de este modo que se ha podido enterar de cuán triste es pasar unas navidades dentro del hospital; que los aparatos de este centro de salud, de referencia nacional, están dañados; que no hay agua para las diálisis; que no les llega comida a los niños con VIH; o que el quirófano —como ocurre en la actualidad— está inoperativo.

Y todo ello, junto con otras organizaciones que velan por el derecho a la salud, lo ha expuesto incluso ante instancias internacionales.

“Mi familia me pregunta por qué tanta dedicación y yo les digo que es necesario. Así que en la mañana atiendo a estas madres y el otro medio día se lo dedico a mi trabajo formal”, dijo con toda tranquilidad.

¿Qué hace Prepara Familia además de defender los derechos? Bueno, todos los viernes, con apoyo de varios liceos de la zona, organiza actividades recreativas para los niños del hospital. También al final de cada mes celebra los cumpleaños de la gente que hace vida en los servicios; busca donativos de medicamentos y alimentos para los más necesitados, y algo muy caritativo: como las madres no se pueden separar de las camas de sus hijos, consigue patrocinadores para que les den cursos de emprendimiento.

“Así cuando ellas salen del hospital se van con una herramienta. Una vez en sus estados, pues muchas son del interior, pueden dedicarse a una labor que las ayude con el sustento diario, sin necesidad de salir de sus hogares”, expresó Martínez.

Pero como no todo lo que brilla es oro, esta institución, al igual tantas otras conformadas por Gente Buena, necesita recursos. A través de @preparaflia entérese de las actividades y de cómo ayudar.

prepara-familia
Dónde puede ayudar.


Participa en la conversación