El presidente de Fedeagro señaló que la falta de insumos afecta la siembra de rubros básicos y apuntó que es posible “que no haya suficiente maíz para hacer las arepas”.

Caracas. La compra de alimentos como hortalizas, harina precocida de maíz y arroz se complica para los venezolanos porque no aparecen con frecuencia y los que se consiguen están más caros. Esta situación se debe a los problemas que enfrentan los agricultores para sembrar.

En marzo, los productores alertaron que no contaban con materiales para arrancar la cosecha, tres meses después aseguran que no disponen de todos los insumos, por lo cual la actividad nuevamente tendrá un retroceso, lo que impactará en el abastecimiento.

El presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), Aquiles Hopkins, informó que para este ciclo agrícola solo han podido adquirir 30 % de los insumos.

Las hortalizas son las más golpeadas. En la región andina y otras entidades apenas se ha sembrado 25 % de la superficie, por tanto, hay una caída de 75 %. En estados como Guárico y Aragua la siembra bajó 90 %.

Hopkins detalló que desde hace más de uno año no ingresan al país semillas para hortalizas y desde hace seis meses los horticultores no han adquirido sacos de fertilizantes. Puso como ejemplo el caso de la papa, cuya superficie sembrada se redujo 70 %. Los productores no consiguen semillas y se han “visto forzados a multiplicar la papa para consumo y usarla como semilla con altos riesgos sanitarios”.

En los mercados y supermercados el abastecimiento de hortalizas es a medias y los escollos que enfrenta la producción se reflejan en los precios. En abril y mayo, bulbos comestibles como la zanahoria subieron en 300 % y otros como la cebolla y el pimentón aumentaron más de 50 %.

La crisis se extiende. El presidente de la organización indicó que la siembra de maíz también tiene obstáculos. Comentó que en mayo había la disponibilidad de 580.000 sacos de semillas para maíz, pero los productores que forman parte del gremio pudieron adquirir 22 % de esos sacos. “El resto (78 %) se distribuyó a programas públicos”.

La intención de los agricultores del occidente del país era sembrar 280.989 hectáreas de maíz, pero hasta los momentos han podido ejecutar 55.059 hectáreas. En la zona centro oriente el objetivo era sembrar 225.383 hectáreas, sin embargo, los agricultores apenas cuentan con 8,8% de las semillas que requieren.

Lee también
En pollo, carne, huevos, pasta, arroz y hortalizas se gastan mínimo Bs. 88.000

Tras las cifras, Hopkins dijo que es posible que no haya “suficiente maíz nacional para hacer las arepas ¿Qué pasará con este rubro?”.

A los alimentos mencionados se añade el arroz. Los productores estiman sembrar 65.000 hectáreas, lo que equivale a 50 % de la superficie promedio de los últimos cinco años. En el caso del sorgo, la semilla alcanza para cubrir 30 % de la intención de siembra.

Los agricultores tienen que recurrir a la estatal Agropatria, que no ofrece lo suficiente, para adquirir los insumos. El presidente de Fedeagro se preguntó que si a ellos les venden entre 20 y 30 % de los materiales “¿a quién le están vendiendo el resto? ¿Cómo es posible que el que siembra apenas puede comprar 20 % de los insumos? ¿A dónde va el resto de los suministros?”.

El Gobierno destaca que se reúne con los productores en la mesa del sector agroalimentario, no obstante, los representantes de esta actividad señalan que no reciben respuestas.

Hopkins agregó que “de mantenerse esta situación, se agudizará el desabastecimiento de alimentos, se pagarán precios más altos por ellos y se deberá importar para compensar lo no producido, beneficiando a los agricultores de otros países (…) Venezuela vive una emergencia agroalimentaria que se manifiesta no solo en el consumo sino en la disponibilidad de agroinsumos básicos de cara a los próximos ciclos de siembra”.

Los agricultores además de carecer de semillas, fertilizantes y otros insumos, tienen dificultades con la maquinaria agrícola, pues desde hace tres años no reciben divisas oficiales para importar los repuestos que necesitan para reponer los equipos.

                                                                                       Otros rubros críticos

Caña de azúcar.  El presidente de Fesoca, José Ricardo Álvarez, dijo que los cañicultores demandan 90.000 toneladas de fertilizantes y han podido adquirir 1000 toneladas de cara a la próxima zafra. Comentó que “este rubro no es prioridad para el Gobierno”.

Café. Al igual que el azúcar, los productores de café tienen obstáculos para acceder a los fertilizantes. La directora de la organización, Dioleigdy Pérez, dijo que “desde 2016 no se encuentra ni un kilo de fertilizantes”. Agregó que los caficultores requieren de 12 sacos de abono para una hectárea, y hoy día disponen de 3.

Foto referencial


Join the Conversation