Entre 40 y 50 % de profesionales de la entidad siguen emigrando sin llevar consigo los documentos legalizados y algunos denuncian que las instituciones universitarias de donde egresaron les retienen papeles.

Caracas. Aunque la diáspora de profesionales y técnicos sigue en aumento, muchos de los venezolanos con carreras universitarias culminadas o con algunos años de ejercicio que han decidido abandonar Venezuela por la grave crisis nacional, lo están haciendo sin legalizar su documentación personal.

En Aragua, el Centro de Profesionales Universitarios de la región (Ceproaragua) registra un aproximado de 40 a 50 % de profesionales que han emigrado, especialmente en las áreas de la docencia y la salud. En los últimos meses, de acuerdo con lo señalado por el presidente de Ceproaragua, Luis Parada, la mayoría de los que abandonan el país no lleva consigo su documentación legalizada y apostillada, que le permita ejercer la profesión en otros países. 

El primer obstáculo es ingresar a la página del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) para esperar el otorgamiento de una cita. A muchos se les hace difícil cumplir con este paso, por lo que deciden marcharse dejando a familiares poderes notariados para la tramitación de sus documentos. En Aragua, la población joven es la que más se inclina por esta opción.

Parada señala que, según varios reclamos de los usuarios, en el registro principal de la entidad se estaría generando un exagerado retardo en la tramitación de documentos que impide a los profesionales realizar con éxito la legalización de partidas de nacimiento, títulos universitarios, entre otros.

Lee también
Más de 3000 profesionales de Enfermería se fueron de Venezuela porque no tienen con qué comer

Otros profesionales denuncian a las instituciones universitarias de donde egresaron, de retener ilegalmente la documentación que requieren para tramitar la legalización y apostilla de sus títulos.

En las instituciones educativas están suspendidos los trámites de documentos para el personal de enfermería que ha decidido irse del país. Muchos quieren tramitar su documentación, pero en instituciones educativas como el Colegio Universitario de Los Teques o la Universidad Rómulo Gallegos, se los retienen para que nuestros compañeros que han decidido emigrar no puedan ejercer su profesión en otra parte, denuncia Dayvis Mendoza, enfermero del Centro de Atención al Diabético en Aragua.

Pese a ello, muchos profesionales siguen emigrando e insisten en tramitar la documentación que requerirán fuera de Venezuela. Así, dejan encargados a sus padres, casi siempre personas de la tercera edad a quienes se les dificulta realizar cada engorroso y  demorado trámite que sus hijos dejaron pendientes y que implican hacer largas colas de hasta 5 o 6 horas en el Registro Principal para cancelar aranceles o fotocopias, casi siempre en efectivo.

Algunos gestores, abogados en gran parte, señalan que hay que tener paciencia a la hora de tramitar la legalización o apostilla de documentos, pues el volumen de personas que acude al registro sobrepasa la capacidad de atención que posee la institución.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación