El consultorio de Elías Matías, médico internista, estaba bajo la administración de la Gobernación de Miranda y ofrecía consultas a 25 personas, en su mayoría diabéticos e hipertensos. Tras los resultados de los comicios regionales del 15 de octubre se le advirtió que no podría seguir prestando el servicio, así que ahora verá a sus pacientes en la UCV.

 Caracas. El doctor Elías Matías, médico internista y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), desde hace cinco años hace labor social en la zona de Petare, estado Miranda. Abrió una consulta clínica por la que no percibe ninguna retribución monetaria y atiende a la población del municipio Sucre sin distinguir posición social.

La última consulta la pasó el 13 de octubre. Lamentablemente, luego de los resultados electorales de los comicios regionales celebrados ese mes, fue arribado por un sujeto en moto que le dijo que no podía seguir prestando ese servicio.

Lo que pasa es que aquí algunas cosas han cambiado. En esa zona suspendí mis consultas por razones ajenas a mi voluntad y ahora solo me quedé con las del Universitario, expresó.

Se trataba de una consulta de 25 personas, en su mayoría diabéticos e hipertensos. Los veía semanalmente de manera gratuita.

pacientes. Petare. doctor Elías Matías
Las personas de la comunidad recibían atención médica gratuita desde hace cinco años.

La labor se extendía a personas de bajos recursos y a gente de las zonas urbanizadas. El consultorio estaba al lado del hospital Pérez de León y hasta allá se llevaba a los estudiantes de Medicina Interna para que hicieran la práctica según la inducción recibida por el doctor Matías. 

Ellos se entrenaban con estas consultas y beneficiábamos a la comunidad, no solo con la atención primaria, sino que además les garantizábamos medicamentos. Teníamos en Petare un programa de asistencia social para Miranda ad honorem.


Matías acudía con sus alumnos y hacía una demostración clínica todos los viernes de 7:00 a. m. a 3:00 p. m.

El consultorio consistía en una estructura que estaba bajo la administración de la Gobernación de Miranda, que él mismo habilitó cuando fue secretario de Salud  de esa  entidad. Una vez dejó el cargo, solicitó seguir funcionando ahí sin ningún costo para el Estado. Sus únicos ingresos son los que obtiene como profesor universitario.

Afortunadamente, guarda historias médicas de todos sus pacientes y piensa seguir viéndolos en su consulta de la UCV e incluso en la privada, con el apoyo de 20 estudiantes de posgrado.

Fotos: Mabel Sarmiento

Lee también
UCV se deslinda de evento en Aula Magna calificado como "ofensivo"


Participa en la conversación