Rectora de la UC asegura que las convenciones colectivas han sido burladas, además, el presupuesto que recibieron en enero se ha hecho insuficiente para mantener operativa esta casa de estudios.

Valencia. Siete facultades, dos campus universitarios (Bárbula-Carabobo y La Morita-Aragua) y 24 carreras componen la oferta académica de la Universidad de Carabobo (UC), pero mantener sus servicios con un presupuesto de apenas 29 millones de bolívares —en un contexto hiperinflacionario como el de Venezuela— es tarea imposible. La cifra corresponde a enero del año en curso.

En vista de la crisis, el Rectorado de la universidad anunció que este miércoles 8 de mayo realizarán una asamblea entre autoridades de la UC y estudiantes, a fin de establecer las estrategias que permitan iniciar el paro escalonado (9 de mayo) propuesto por el presidente encargado de la República (Art. 233), Juan Guaidó.

Jessy Divo de Romero, rectora de esta casa de estudios, manifestó que la primera paralización se llevará a cabo por 24 horas. Añadió que han sido irrespetadas las convenciones colectivas de los trabajadores del sector y que el déficit presupuestario ha hecho que los estudiantes protesten en reclamo de beneficios como el comedor o el transporte.

Lee también
Movimiento Estudiantil de la UCV permanecerá en la calle para exigir el cese de la usurpación  

Desde hace tres meses la comunidad universitaria (una población de 6000 estudiantes) no recibe un menú balanceado en el comedor de la UC debido a la falta de insumos por parte del Ministerio de Educación Superior. Hace dos semanas se suspendió el servicio en su totalidad. En cuanto al trasporte, contaban con 60 unidades, de las cuales solo funcionan 6, para cubrir 24 rutas, que incluyen áreas foráneas como Aragua y Cojedes. Los autobuses ya dan señales de requerir mantenimiento, lo que representa otra inversión para la cual no hay fondos.

La autoridad universitaria también manifestó que la mala calidad de los servicios públicos es otro factor que impacta en el desempeño del campus: en el Rectorado registran al menos cinco cortes de luz diarios. “¿Cómo hoy una Universidad, que estuvo ubicada entre las primeras del mundo, puede mantenerse sin conectividad, sin telefonía, sin agua?”, se interrogó.


Participa en la conversación