Profesores universitarios y maestros discutirán una agenda en común ante la crisis salarial y académica

agenda profesoral contra la crisis

En las últimas semanas el gremio de profesores y maestros (de educación básica y universitaria) se ha pronunciado a través de Twitter para denunciar las condiciones de precariedad que viven. Los educadores coinciden en que se deben acordar medidas urgentes para la protección social de los trabajadores del sector educativo.

Caracas. Con el aumento salarial de 40 % decretado por el Gobierno, más 15 % por contratación colectiva, la hora de clase de un docente con categoría académica tipo I se ubica en 3991,94 bolívares, según la tabla salarial del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Táchira. Mientras que el del escalafón VI son 5916 bolívares. Por la prima de transporte, la cuenta queda en 2400 bolívares.

Con este deterioro de la economía ningún aumento va a resolver el problema de los trabajadores, especialmente de los educadores. A pesar de que se ha cumplido con la contratación, esto no es suficiente para poder vivir. Dado que la canasta básica familiar ya pasó los 14 millones de bolívares. Esto crea un déficit verdadero en el salario que nos impide tener calidad de vida, aseguró el presidente de la Federación Venezolana de Maestros (FVMaestros), Orlando Alzuru.

El ministro de Educación, Elías Jaua, informó en su cuenta Twitter que el 5 de enero cancelarán la primera quincena con el aumento más un bono contractual de inicio de año por 500.000 bolívares a docentes, administrativos y obreros, activos y jubilados.

Tabla salarial de los maestros de educación básica.

La situación de los profesores universitarios no es diferente. La tabla salarial —con el aumento de 40 %— publicada por la Federación de Trabajadores y Trabajadoras Universitarios de Venezuela, indica que el salario integral de un instructor de dedicación exclusiva es de 1,5 millones de bolívares. Esto será cierto si el Gobierno lo aplica a las universidades. Tienen que enviar los recursos. Pero la prima de actualización académica apenas alcanza para dos posturas de gallina, aseveró el presidente de la Asociación de Profesores de la UCV (Apucv), Víctor Márquez.

Tanto las asociaciones de profesores de la Universidad Central de Venezuela, Simón Bolívar como la Federación Venezolana de Maestros coinciden en que se deben acordar medidas urgentes que permitan paliar la crisis salarial y las condiciones del sector educativo.

En las últimas semanas, el gremio de profesores y maestros (de educación básica y universitaria), se ha pronunciado a través de Twitter con las etiquetas #ParoNacionalDocenteEnero y #DocentesEnEmergenciaSalarial.

El 11 de enero a las 2:00 p. m. nos vamos a reunir tanto maestros de primaria hasta docentes universitarios en la sede de Apucv para hacer una planificación de las medidas. La idea es que estemos al unísono porque todos estamos pasando por lo mismo y así dar una respuesta en conjunto. Después sostendremos encuentros con el movimiento estudiantil, puntualizó Márquez.

A partir del lunes, cuando se reinicien las clases, las diferentes organizaciones comenzarán a discutir propuestas de cara a ese evento.

Cómo va a ir a trabajar un profesor, cómo se va movilizar, con qué come. Lo que estamos haciendo no es una convocatoria a paro, sino la expresión de una crisis que va a conducir a la paralización de actividades, expresó Márquez.

Tabla salarial de los profesores universitarios.

Para el secretario general de la Asociación de Profesores de la USB, Luis Buttó, “la situación es dramática”, por lo que destacó la necesidad de elevar un reclamo al Gobierno para que sea consciente de lo que sucede y que tome las medidas pertinentes.

Sobre la posibilidad de ir a una paralización de actividades, Buttó señaló: Es una opción legal y válida a las que los profesores en otros momentos hemos recurrido. La última opción que queremos es esa. Entendemos el problema que significa la pérdida de clase. Pero estamos en un contexto en que la educación es sencillamente insoportable, el presupuesto de las universidades solo alcanza para el pago de salarios. Desde 2007 como máximo se cubre 20 % de las necesidades que tienen las universidades para desarrollar la investigación, para su funcionamiento integral.

Agregó que castigar a la academia, perseguirla, no es más que negar la posibilidad de que el país tenga el desarrollo que merece, sobre todo cuando 90 % de la ciencia que se hace en Venezuela depende de las instituciones académicas públicas y autónomas.

Deudas pendientes

Profesores y maestros urgen por medidas de protección. Alzuru manifestó su preocupación ante “la desproporción social que tienen los educadores”. Los costos de las medicinas, clínicas, servicios funerarios, resultan impagables para un educador.

El Ministerio debe crear una política que realmente proteja al trabajador. Estamos exigiendo la reactivación del Instituto de Prevención Social del cual fuimos excluidos. Por lo tanto, queremos que la contratación colectiva se cumpla a cabalidad, no solo en lo económico, sino en la protección social, dijo Alzuru.

Del año pasado quedó pendiente que el Ministerio honre la deuda de 17 % de aumento salarial de octubre. “A pesar de que estaba en el presupuesto, no se canceló. Desconocemos las razones. Además de las incidencias que han quedado pendientes”, destacó Alzuru.

En la actual contratación colectiva, que estará vigente hasta marzo, se había acordado un plan de alimentación para los docentes y uno de vivienda, los cuales no se cumplieron.

Lee también
Los docentes también faltan a clases porque andan buscando comida

Para la discusión de la nueva contratación, informó el presidente de FVMaestros, retomarán esa propuesta y el pago a los educadores de forma semanal:

La inflación es diaria, por eso ya no puede ser quincenal. Con esa propuesta se le podría ganar unos días a la inflación. Buscaremos la fórmula para que eso se haga para ver si tiene acogida. Estamos muy claros en que el problema salarial del educador no lo va a resolver un contrato colectivo, porque la inflación es grande y no tenemos la capacidad de ajustar el salario a la inflación.

En el caso de la UCV, Márquez señaló que les quedaron debiendo 6 meses de lo que corresponde al HCM básico: “Los recursos fueron enviados a la Oficina de Planificación Universitaria y nunca se pasaron a la universidad”.

Foto referencial: Cristian Hernández @fortunecris


Participa en la conversación