La postergación de la circulación del nuevo cono monetario será por lo menos de 60 días, como lo anunció el Presidente, sin embargo, se analiza si se aprueba el lapso de 90 días propuesto por la banca privada.

Caracas. El Gobierno, luego de oír a la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) prorrogó la entrada en vigencia de la reconversión monetaria e informará en un plazo de 24 horas la nueva fecha en que comenzará a circular el nuevo cono monetario, proceso que estaba previsto para el 4 de junio.

El presidente de la Asociación Bancaria, Arístides Maza Tirado, le informó al presidente Nicolás Maduro sobre la necesidad de prorrogar la entrada en vigencia del proceso.

Este martes, los representantes de la banca privada fueron recibidos en el palacio de Miraflores por el primer mandatario, que estaba acompañado del presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Ramón Lobo; y el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, quienes oyeron del presidente de la ABV que aún no ha sido posible realizar las pruebas técnicas que son indispensables para ejecutar la reconversión.

Según el decreto emitido por el BCV en abril, la entrada en vigencia de la reconversión monetaria estaba prevista para el próximo lunes 4 junio, sin embargo, hasta ahora, como lo señaló el banquero, no se han realizado por lo menos cuatro pruebas técnicas que son necesarias para garantizar la funcionalidad del nuevo cono.

Maza Tirado explicó que mínimo se requieren 90 días para realizar las pruebas, pues cada una debe tener cerca de 15 días de separación entre una y otra para dar oportunidad de hacer los correctivos.

Lee también
Paridad para las remesas se rige por la tasa máxima que se oferta en Dicom
En la reunión estuvieron representantes de varios bancos privados.

Adicionalmente, aunque la ABV no lo mencionó en la comunicación que envió a los ministros de economía y al Central, a seis días de la fecha contemplada para la reconversión, no han llegado al país los nuevos billetes.

El nuevo cono prevé monedas de 0,5 y 1 bolívares, y billetes de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares. El grueso de esas piezas son importadas de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Brasil. La Casa de la Moneda estaría fabricando las denominaciones de 5, 10 y 500 bolívares, dijeron fuentes oficiales.

Una vez oída la propuesta de la Asociación Bancaria, Maduro les informó que la prórroga sería por 60 días, no obstante, Maza Tirado le replicó al Presidente que ese lapso era insuficiente para poner a tono los sistemas, por lo que Maduro se comprometió a que el BCV analizará los lapsos e informará al país para que se reprograme la segunda reconversión monetaria que realiza el país en 10 años.

La semana pasada, la directiva del BCV evaluó la extensión de la reconversión y la consultoría jurídica estaba preparando la normativa. En el seno del instituto emisor se analizaron prórrogas de tres y cuatro meses, pero la palabra final correspondía a Maduro.

Los funcionarios del instituto emisor estaban al tanto de que la banca necesitaba hacer pruebas con los medios de pago y que otros sectores económicos todavía no tenían listas las adecuaciones de los sistemas contables. Fuentes del sector privado comentaron que dichos cambios requieren de al menos seis meses.

Aunque las autoridades insistían en que se efectuaría una desmonetización, los directores determinaron que las estructuras de billetes viejas y nuevas tenían que circular juntas. En abril estaban en circulación 15,9 millardos de piezas. Esta petición fue realizada también por la Asociación Bancaria.

Lee también
AN calculó la inflación de mayo en 110% y la anualizada en 24.571%

Cuando se efectuó la reconversión de 2008, las dos familias de billetes estuvieron vigentes por un año.

Al igual que lo hizo más temprano con los representantes de los medios de comunicación, Maduro le pidió a la banca presentar propuestas para un nuevo mecanismo cambiario.

Según el Jefe de Estado, habrá un “nuevo sistema cambiario pospetrolero”. Desde 2013, el Gobierno ha anunciado modificaciones en el régimen cambiario y han surgido Sicad, Sicad II, Simadi, Dicom y nuevo Dicom, cuya oferta de billetes verdes ha sido insuficiente.

Adicionalmente, durante la reunión con el primer mandatario, el representante de la banca privada aprovechó para plantear el incremento de las tasas de interés, que, según indicó, en la actualidad tienen un nivel que las pone como incentivo para la realización de ilícitos cambiarios. “El crédito en Venezuela es demasiado barato”, dijo Maza Tirado.

Foto: Despacho presidencial



Participa en la conversación