En Puerto Ordaz, desde la semana pasada, se han vuelto comunes los cierres de calles para exigir autobuses y, a fin de cuentas, un servicio digno para los guayaneses.

Ciudad Guayana. Transcurre esta semana en Puerto Ordaz como transcurrió la anterior: con protestas contra la carencia de un servicio de transporte digno para los guayaneses.

Desde el 13 de noviembre, Alta Vista, la zona residencial y comercial más importante de Ciudad Guayana, ha sido el foco de las manifestaciones en calles, plazas y avenidas.

Las razones de los usuarios han sido simples: en los mejores casos, esperan al menos dos horas para montarse en un autobús. En el peor de los casos, nunca se montan.

¿A qué recurren los que se quedan sin transporte? Pues a sus bolsillos: los que tengan la fortuna de disponer dinero en efectivo pueden pagar a un taxista o a un chofer de líneas piratas que cobra 2000 bolívares cuando en Ciudad Guayana el pasaje sigue regulado en 200 bolívares.

Las razones no están definidas. Los pasajeros afectados denuncian que la empresa estadal de transporte público, Transbolívar, no saca a la calle los autobuses.

Una teoría distinta tiene el presidente de la empresa, Jesús Mata Guerra. Para él, son las protestas y las trancas las que retrasan el tránsito de las unidades que mueven pasajeros tanto en Puerto Ordaz como en San Félix.

Son acciones que no aportan solución a la concurrida cantidad de usuarios que se encuentran en espera. Adicionalmente, atentan contra la seguridad de los operadores que en muchos casos se han visto amenazados por cumplir su labor y de las unidades que en múltiples oportunidades han sido atacadas mientras se trasladan vacías para atender una contingencia en estaciones que requieren refuerzos, dijo, a raíz del incremento de las protestas.

Lee también
Video: Así pasan trabajo en Ciudad Belén para movilizarse en transporte

Historias cotidianas

Con un almuerzo fallo que se comió hace cinco horas, Yonner Gutiérrez, estudiante de la Unexpo, relata lo que tuvo que hacer para estar acá, en una cola por transporte en la Plaza del Hierro, de Alta Vista, uno de los lugares de las protestas de estos días.

Tengo como dos horas esperando transporte. En este tiempo han venido como dos o tres autobuses nada más. Como me quedé hasta tarde y a veces no puedo irme en el transporte de la universidad, tuve que caminar a una parada, esperé una hora y como no pasaban autobuses, me vine para acá de una vez, explica.

La caminata bajo el sol le tomó al menos una hora. Es decir, tratando de irse a su casa, Gutiérrez tiene tres horas. Sin contar las que le faltan para que el autobús llegue y lo lleve a San Félix.

Cristian Vallejo es habitante del otro extremo de la ciudad. Vive en el sector CORE 8. El martirio termina siendo el mismo: casi 12 horas después de haber salido de su casa, lucha por montarse en cualquier autobús.

“Salgo en la mañana con la misma problemática. Yo creo que no hay autobuses para esta cantidad de gente. Y luego vienen y nos quieren cobrar 1000 o 2000 bolívares”, dice antes de que una algarabía lo interrumpa. Allí, a pocos metros, hay una pelea entre dos hombres. Uno con un palo y otro con los puños. Por transporte, cómo no.

Foto: Marcos Valverde



Participa en la conversación