La firma Torino Capital calcula que entre 2018 y 2019 la República y Pdvsa tienen que pagar en deuda 11,1 millardos de dólares.

Caracas. En este 2018 la contracción económica seguirá y los venezolanos padecerán más fallas de abastecimiento e hiperinflación.

La Asamblea Nacional (AN) estimó que en 2017 la inflación cerró en 2616 % pero para este período las firmas económicas proyectan la aceleración. Torino Capital calcula que estará en 10.553,9 %.

En su informe trimestral destaca que “es difícil tener expectativas positivas para la economía en 2018. Nosotros prevemos que este año que inicia la inflación se acelerará a 10.553,9 %”. Y agrega que:

La transición hacia la hiperinflación causará daños adicionales a la capacidad de la economía de asignar recursos, por lo que nos es difícil pensar en una recuperación bajo estas condiciones”.

Para la firma, la contracción económica se verá amortiguada por el alza de los precios del petróleo y en ese contexto, indica que “aunado al incumplimiento de algunos compromisos externos, generaría un superávit de cuenta corriente de 4,6 millardos de dólares, lo que permitiría un pequeño aumento de las importaciones”.

Lee también
¿Qué se puede hacer para sobrevivir a la hiperinflación?

Entre 2018 y 2019, la República y Pdvsa tienen que pagar en deuda pública 11,1 millardos de dólares. En el último trimestre de 2017, el Gobierno y la petrolera cancelaron el capital de los bonos y postergaron el pago de los intereses por lo cual hay una cesación de pagos técnica.

Torino no vislumbra una mayor recuperación de la producción petrolera que en 2017 estuvo por los 1,8 millones de barriles diarios.

El pasado año se dio un colapso sin precedentes de la producción petrolera: si Venezuela hubiese podido exportar los 964.000 barriles diarios de producción que perdió en los últimos cinco años, sus exportaciones en 2017 hubiesen sido de 44,2 millardos de dólares en lugar de 27,8 millardos. La sustitución de altos cargos en Pdvsa por cuadros de menor experiencia en el área, en medio de una polémica investigación por corrupción, sugiere a la firma que la tendencia contractiva de la producción petrolera pudiera continuar.

Foto referencial



Participa en la conversación