La petrolera extendió por tercera vez el canje y alertó que si la operación no es exitosa, dejaría de cancelar la deuda a fin de presionar. Con ello se corre el riesgo de que los inversionistas puedan ejercer acciones contra la empresa, lo que impactaría en los ingresos, y por ende, en las importaciones.

Caracas. Por el menor flujo de ingresos, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) enfrenta complicaciones para pagar su deuda, lo que la ha llevado a cambiar los títulos que vencen en el 2017 por otros con plazo en el 2020. Pero esta operación no marcha como se esperaba y el pasado lunes, la industria lanzó una advertencia a los inversionistas con el fin de presionar: si la oferta no es exitosa, la cancelación de los bonos se dificultaría.

El 16 de septiembre, la petrolera anunció el canje, que tiene como garantía un porcentaje de las acciones de Citgo —la filial de la petrolera en Estados Unidos— y desde esa fecha hasta el pasado 17 de octubre, ha extendido la oferta en tres oportunidades debido a que la participación ha sido menor a 50 %.

El riesgo de que la estatal deje de pagar significa que tendría que enfrentarse a posibles demandas que afectarían activos y cuentas, lo que además impactaría en sus ingresos, y por tanto, habría menos fondos para adquirir materia prima para producir alimentos, medicamentos, entre otros artículos esenciales para los venezolanos.

A continuación las dudas sobre la operación de estatal:

1. ¿Qué pasa con la deuda de Pdvsa?

Las emisiones que realizó Pdvsa en años anteriores para atender sus operaciones y los requerimientos del Gobierno han tenido consecuencias porque la estatal debe cancelar elevados montos por los vencimientos de esos papeles. Solamente entre este año y el próximo, los pagos ascienden a 7 millardos de dólares. De hecho, para el 28 de octubre deberá erogar 1 millardo de dólares y para el 2 de noviembre, 2 millardos de dólares.

2. ¿De cuánto es la deuda de la estatal?

La deuda de Pdvsa asciende a 43 millardos de dólares, de acuerdo con su información financiera. Pero la industria tiene otras obligaciones, y a las empresas que le prestan servicio les adeuda 15,3 millardos de dólares.

3. ¿Por qué realiza un canje?

Ante los montos que tiene que cancelar en el próximo ejercicio, la petrolera ha diseñado vías para aliviar su flujo de caja, por ello, le ha propuesto a los inversionistas que tienen los bonos de 2017 cambiarlos por otros que vencen en el 2020. La operación es por 5,3 millardos de dólares.

4.¿Por qué ha extendido la oferta?

La estatal lanzó el canje el 16 de septiembre y los tenedores de los papeles tenían hasta el 6 de octubre para notificar el cambio. Sin embargo, llegó la fecha y la industria informó que la participación en la operación fue menor a 50 %, lo que obligó a extender la oferta hasta el 12 de octubre, al mantenerse la misma situación dio otro prórroga hasta el 17 de octubre. Pero el pasado lunes, la petrolera notificó en un comunicado que la oferta seguía menor a 50 % y alertó los riesgos.

Lee también
Con el canje de bonos Pdvsa puede orientar más plata para importaciones

5. ¿Qué hace frente a la baja oferta?

Aunque el presidente Nicolás Maduro, durante la aprobación de la Ley de Presupuesto de 2017, dijo que “Venezuela es un país que cumple los compromisos internacionales”, en alusión a que atiende la deuda pública, dentro de su gobierno hay otras líneas.

En el comunicado, Pdvsa detalló que “los bajos precios del petróleo afectarán de manera adversa la capacidad de la compañía de generar flujo de caja de operaciones, lo que perjudicará la capacidad de hacer pagos programados de su deuda existente, incluyendo los bonos existentes. El perfeccionamiento de las ofertas de canje mejoraría la posición de liquidez de la compañía a corto plazo. En consecuencia, si las ofertas de canje no son exitosas, podría ser más difícil para la compañía hacer pagos programados de su deuda existente, incluyendo los bonos existentes, lo que resultaría en que la compañía evalúe todas las opciones alternativas” (sic).

Tras la nueva extensión, este martes, Rafael Rodríguez, jefe de los asesores de la estatal y Rodolfo Marco Torres, ministro de Alimentación y director externo de Pdvsa, tuvieron una conferencia telefónica con los inversionistas, que generó más incertidumbre. Allí los inversionistas les consultaron a los funcionarios si hay riesgos de una cesación de pagos y la respuesta fue que las opciones, son las opciones.

6. ¿La petrolera está presionando a los inversionistas?

Sí. El economista Alejandro Grisanti señala que Pdvsa le está diciendo a los inversionistas: “o me das los bonos o no te pago”. Y agrega que “amenaza a los tenedores para mejorar su posición de negociación”. Al igual que Grisanti, el economista, Orlando Ochoa, asegura que la actuación de Pdvsa “es deliberada. Está diciéndole a los inversionistas que hay riesgos de una cesación de pagos”.

7. ¿Cuánto aporta la industria petrolera?

Unos 96 de cada 100 dólares que ingresan al país provienen de las ventas de petróleo.

8. ¿Cómo es la situación financiera de Pdvsa?

Por la caída de los precios del crudo y de la producción, la situación financiera de la estatal está apretada. Al cierre del primer trimestre de este año, los ingresos de Pdvsa fueron 8,2 millardos de dólares, 33 % menos que en el mismo período de 2015. Las ganancias bajaron 64 % y los aportes para cubrir el gasto público descendieron 51 %.

Lee también
Pdvsa asignó más plata al pago de salarios del Gobierno que a las misiones

9. ¿Qué significa que deje de pagar? ¿Cuáles son las consecuencias?

Los riesgo son altos y pueden afectar más las compras externas de insumos.

Alejandro Grisanti explica que si no se paga, los inversionistas, por ejemplo, pueden buscar maneras para que les garanticen los recursos y una es acudir a los tribunales, lo que podría implicar peticiones de embargos a cuentas, a buques, y esto, a su vez, impactaría en el flujo de ingresos: “Pones en riesgo las exportaciones petroleras, lo que afectaría los recursos para las importaciones”.

10. ¿Estarán en riesgo las importaciones de medicinas y comida?

Desde hace tres años las importaciones han estado bajando y con la disminución de los ingresos petroleros el recorte ha sido más fuerte. La firma Torino Capital calcula que entre julio de 2015 y julio de 2016, las adquisiciones en el exterior de materia prima y equipos retrocedió 45 %. Ante la amenaza de dejar de pagar la deuda, la crisis podría ser mayor.

Ya el descenso de las importaciones de insumos, el control de precios y el incremento de las regulaciones han llevado a las empresas a bajar la producción, lo que ha agudizado la ausencia de comida, medicamentos, desodorante, pañales, entre otros productos. A septiembre, el desabastecimiento de rubros regulados en Caracas fue de 77,8 %. De manera que los venezolanos podrían seguir padeciendo más escasez con las decisiones oficiales.

A lo que se suma la posibilidad de que haya menos fondos para atender parte del gasto en salarios, pensiones, misiones, entre otros compromisos.

Foto referencial: Cristian Hernández


Join the Conversation