El tránsito vehicular estará parcialmente restringido por dos meses en la pista sur, sentido Valencia–Maracay. A partir de este 1º de octubre solo se podrá circular por el canal rápido de esta estructrura vial ubicada entre los kilómetros 121 y 124 de la Autopista Regional del Centro, que comunica al oriente, centro y occidente del país.

Maracay. Más de 70.000 vehículos que circulan diariamente por el viaducto La Cabrera, ubicado entre los estados Aragua y Carabobo, tendrán el paso restringido parcialmente a partir de este 1º de octubre, luego del inicio de los trabajos de rehabilitación que una vez más llevará a cabo el Ministerio para el Transporte.  

“El paso vehicular estará restringido parcialmente en la pista sur, sentido Valencia–Maracay, por lo que desde este lunes se cerrará el canal lento y únicamente se transitará por el canal rápido de la pista. Además se colocarán separadores viales a los fines de delimitar las áreas de trabajo y circulación durante las actividades mencionadas, por ello, mientras se ejecuta el vaciado de concreto para reponer la nueva carpeta de rodamiento, la pista sur será cerrada en su totalidad con la finalidad de garantizar la calidad de los trabajos. Para ello se establecerá un contraflujo o VAO en la pista norte para mantener la circulación en ambos sentidos en esta importante vía”, señala un boletín oficial del MPPT.

Los trabajos de rehabilitación incluyen reparar las losas estructurales y carpeta de rodamiento, así como también la continuidad de las obras de reforzamiento estructural de la pista norte y sur del viaducto, a los fines de reducir la vulnerabilidad de la estructura.

Mientras, el ministro de Transporte, Jesús García Toussaintt, anunció que los trabajos de rehabilitación tendrán una duración de dos meses aproximadamente, el presidente del Colegio de Ingenieros del estado Aragua, Marino Azcárate, insistió en que esta estructura vial requiere un reforzamiento total y no reparaciones menores.

Es urgente que se incremente la sección de las columnas y de las vigas de carga, porque la falta de reforzamiento y las vibraciones que soportan esas estructuras viejas producen las grietas en la capa de rodamiento, advierte Azcárate.

Recordó que en el año 2005, ingenieros elaboraron un proyecto para reforzar la estructura del viaducto con la fortificación de sus bases, que no fue considerado por el Gobierno pese a que Ley del Ejercicio de la Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines, establece que los ingenieros venezolanos son asesores del Estado en el área de su competencia y guardianes del Interés Público.

Ya en el año 2005, los técnicos determinaron que al viaducto había que colocarle pilotes adicionales para su reforzamiento a una profundidad de 30 metros, teniendo en consideración que los actuales tienen solamente 15 metros. También advirtieron que de los 307 pilotes que soportan los 3 kilómetros de longitud que posee el viaducto, apenas 57 han recibido refacciones.


El viaducto de La Cabrera, ubicado entre los kilómetros 121 y 124 de la Autopista Regiojnal del Centro, principal vía de circulación entre el occidente, centro y oriente del país, fue construido a finales del año 1958 y está constituido por dos estructuras paralelas, cada una de longitud mayor a 2000 metros y de 13,25 metros de ancho. Su deterioro progresivo producto de 59 años de uso continuo, ha quedado en evidencia desde hace más de 15 años cuando los especialistas comenzaron a denunciar graves fallas en su estructura, a las que se le ha sumado el aumento de la cota del lago de Valencia que desde hace varios meses cubre los terrenos donde se encuentran las bases de esta estructura vial.

Cuando el viaducto fue construido, el nivel de las aguas de lago era de 408 msnm y en la actualidad ya alcanza la cota 415. La obra, a decir de los técnicos, no fue levantada para soportar la acción del agua, y mucho menos de aguas residuales cuya composición puede causar daños severos. De hecho, en un estudio realizado por especialistas en Ingeniería Civil del estado Carabobo, se concluyó que la presencia del agua bajo este puente puede generar problemas de asentamiento y de corrosión en las fundaciones de los pilotes de la estructura operativa, provocando el debilitamiento progresivo y a largo plazo de una de las estructuras viales más transitadas del país, advirtió 7 años atrás el presidente del Colegio de Ingenieros de Venezuela, Enzo Betancourt.

“El suelo donde se funda es muy poco resistente, el incremento de la magnitud de la carga se ha cuadriplicado desde su inauguración, la sismicidad de la zona es muy elevada en comparación a la supuesta originalmente y los elementos estructurales no rehabilitados no presentan suficiente garantía de estabilidad. Por la condición del terreno, existen probabilidades de que descienda una de las fundaciones, permitiendo el colapso de uno o varios de los tramos de 12 a 14 metros de largo, entre cada una de las columnas que sostienen la base del viaducto”, explicó en el año 2011, el ingeniero civil Giovanni Bianco, secretario del Colegio de Ingenieros de Venezuela, profesor de Ingeniería de la Universidad de Carabobo.

80 % de la vialidad en Venezuela está en mal estado y la Autopista Regional del Xentro, en donde se encuentra ubicado el viaducto de La Cabrera, es una de las arterias viales más peligrosas del país, de acuerdo con las estadísticas que presentó durante el primer trimestre del 2017, el Colegio de Ingenieros.

Lee también
Un psuvista, 2 disidentes, 4 opositores y un independiente compiten por la Alcaldía de Maracay

Fotos: Cortesía / Captura de pantalla



Participa en la conversación