La dificultad de los dirigentes y partidos de la alianza de asumir estrategias y discursos comunes confunde a los seguidores de la MUD.

Caracas. Dentro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se requiere de una terapia grupal. A esa conclusión se llega después de una breve consulta con dirigentes de distintos partidos quienes coinciden en que la desconfianza, las “malas relaciones” entre dirigentes y partidos y las visiones opuestas dificultan o retrasan los acuerdos internos de la alianza. Todo esto ante un Gobierno que se torna más autoritario a pasos acelerados y genera situaciones que demandan respuestas cada vez más rápidas. Para serte sincero, esto no es un problema de normas o reglamentos sino de relaciones entre nosotros, confesó un dirigente de uno de los partidos grandes de la alianza, que pidió mantener en reserva su nombre.

Un integrante de uno de los partidos del denominado “Grupo de los 4” (G4) —conformado por los partidos más votados de la alianza: Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP), Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT)— admitió que dentro de la Unidad han identificado algunos errores. Dividió las fallas en dos tipos. Las relacionadas con la comunicación: información tardía sobre las movilizaciones, convocatorias confusas que se cancelan a última hora, mal empleo de los voceros. Hay veces que unos no quieren aparecer porque el vocero es tal persona, admite. El otro aspecto está relacionado con la estrategia y los anuncios. Prometemos cosas que luego no cumplimos, como la designación de rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), expresó.

El dirigente de La Causa R, Américo De Grazia, también señala que los problemas internos de la alianza no tienen su origen en las normas o el reglamento. A juicio del diputado, las dificultades para la definición de una estratégica clara y unificada radican en las diferencias de criterio sobre el tipo de Gobierno al que se enfrentan. Si tú eres un médico y piensas que el paciente tiene una diabetes actuarás conforme a atender esa enfermedad. Si por el contrario piensas que tiene un cáncer terminal, el tratamiento será distinto.

De Grazia indicó que su partido considera que la MUD se enfrenta a una “narcodictadura”, mientras que otros partidos de la alianza —que prefiere no identificar— tienen un criterio distinto. Como prueba de su caracterización del Gobierno, coloca las sanciones e investigaciones contra altos funcionarios por sus vínculos con el narcotráfico, las denuncias de que cargamentos de droga salieron en aviones a través de la rampa presidencial o la captura de familiares de la pareja presidencial, acusados de delitos relacionados con el narcotráfico en Estados Unidos.

Eso dificulta la toma de posiciones. Si no estamos de acuerdo en una cosa tan elemental, pero a la vez compleja. ¿Es una dictadura o no es una dictadura? ¿Estamos enfrentando criminales blindados con el narcotráfico o no? (…) Es un error estratégico, porque no estamos actuando conforme a un plan, sino a una circunstancia, jamás pasamos a la ofensiva sino que siempre estamos a la defensiva.

Una crítica más radical se ha hecho pública desde otros partidos pequeños de la MUD. María Corina Machado, que lidera el movimiento Vente Venezuela (Vente), indicó que esa organización se separará de la MUD si esta persiste en su decisión de participar en las elecciones regionales. Ir a elecciones regionales es legitimar la ANC y convalidar el golpe de Estado. No lo vamos a permitir, ir a elecciones regionales es decir que perdimos la calle y eso no lo vamos a aceptar, aseveró.

Poco después, el partido Alianza Bravo Pueblo (ABP), liderado por el alcalde metropolitano Antonio Ledezma, también hizo público su rechazo a participar en esos comicios. Aunque a diferencia de Machado, señaló que esa organización —fundadora de la MUD— no se saldría de la alianza. “Participar es darle un certificado de buena conducta a un CNE que produjo este engendro Constituyente que es rechazado por todos los estados democráticos del mundo y desde donde pretende la tiranía seguir enlodando a nuestro país”, expresaron en un comunicado.

De Grazia indicó que, aunque está de acuerdo con la decisión de participar, esta no fue producto de un debate amplio dentro de la alianza, sino de la imposición de los partidos mayoritarios. Le metemos mucho al dibujo libre. No me convences de que estamos en democracia y yo no te convenzo de que estamos en narcodictadura. Tu impones la acción táctica. Por ejemplo, el camino electoral de las regionales se impone por la vía fáctica y no por la vía de las convicciones.

Lee también
Las 5 primeras decisiones de la ANC privilegiaron lo político sobre lo económico

Cambios que no funcionaron

En febrero de este año, la MUD anunció una reestructuración que tenía como objetivo ampliar la consulta interna dentro de la organización e incluir a sectores de la sociedad civil en la toma de decisiones. Con este fin se creó el denominado “congreso de la sociedad democrática”, una instancia conformada por organizaciones civiles que debía funcionar como órgano asesor de la Unidad Democrática. Sin embargo, sectores de la sociedad civil siguen reclamando que esta instancia ha tenido poca incidencia en la toma de decisiones.

También se creó un “comité político” integrado por los 9 partidos que tienen representación dentro del Parlamento y que son los que definen las estrategias de la Unidad: AD, UNT, PJ, VP, La Causa R, MPV, Avanzada Progresista (AP), Vente y Alianza Bravo Pueblo (ABP). La idea era que, para evitar la hegemonía del G4, se requiriera de la aprobación de al menos 5 de las organizaciones para la toma de decisiones. También se eliminó la figura del secretario ejecutivo de la Unidad, que fungía como portavoz de la instancia, para dar paso a una vocería rotativa, definida según las circunstancias.

Sin embargo, esto ha traído pocas mejoras en cuanto a la coordinación de la alianza. Los partidos pequeños siguen denunciando que la instancia no se reúne con la periodicidad necesaria y que el G4 sigue tomando las principales decisiones. A veces incluso las decisiones son tomadas solo por el llamado “G2”, una alianza que se ha formado entre PJ y VP.

El integrante del partido AP, Ricardo Ríos, señaló que hay “mucho que mejorar” dentro de la alianza: Se debe evitar que el G4 monopolice las decisiones. Reconoció que en las últimas semanas ha habido mejoras sobre el tema, pero falta mejorar la articulación con los distintos sectores sociales. “Creo que la MUD en las regiones funciona mucho mejor y se debe tratar de copiar ese funcionamiento”.

De Grazia reiteró su óptica de que el problema no es de reglamento, sino la voluntad de las organizaciones por mejorar la dinámica interna. Defiende la necesidad de preservar a la MUD y acota que sus críticas son hechas con la intención de mejorar la dinámica interna. “La estabilidad de un matrimonio no la da firmar un acta o un compromiso de matrimonio o el código civil. Ahí se establecen algunas normas que cumplirás o no. Tiene que haber una disposición de parte y parte de los interesados. Si ninguno de los dos cumple la Ley, se podrá decir misa, pero el matrimonio no funciona”.

Un vocero de ABP, explicó, por ejemplo, que la postura de ese partido sobre las regionales viene precedida por la falta de consulta dentro de la instancia. “Ledezma saca el famoso video porque no se escuchó unos planteamientos que hizo a lo interno” (sic). Agregó que algo similar sucedió con el caso de Machado, quien fue “maltratada” en la toma de decisiones de la alianza. “Yo no no estoy de acuerdo con no postular candidatos, pero eso viene de eso que ha ocurrido con la dinámica interna”, explicó.

Durante una rueda de prensa el pasado viernes el diputado Juan Andrés Mejía (VP), quien fungía como vocero de la MUD, admitió que ha habido fallas dentro de la alianza y señaló que se está en conversaciones con sectores de la sociedad civil para escuchar sus críticas. Un vocero del G4 coincidió con esta óptica. “Es verdad que hay que tratar de incluir más a los partidos pequeños en la toma de decisiones, pero es como lo que pasa dentro de una familia. Siempre es complicado ponerse de acuerdo sobre las decisiones”.

Sin embargo, dentro de la alianza no todos piensan que haya muchas cosas que corregir. Un integrante de PJ, que también pidió la reserva de su nombre, aseguró que la nueva estructura interna ha permitido tomar decisiones de forma más rápida. “A veces todo se complica si tienes que tener la aprobación de todos los partidos para cada decisión”. Igualmente, consideró un acierto el cambio a una vocería rotativa. Cuando estaba [Jesús] ‘Chúo’ Torrealba, muchas veces decía cosas que no se habían acordado. El tema de la vocería creo que ha mejorado, opinó.

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación