Pacientes repararon equipo del Oncológico Razetti y ni así han podido ingresar a quirófano

En las puertas del centro de salud denunciaron la falta de insumos y la inseguridad que golpea a la institución. Piden al Ministerio de Salud que atienda los problemas del instituto. Los pacientes no encuentran contraste para las tomografías pero, por debajo de cuerda, lo consiguen hasta en 100 dólares.

Caracas. Jaime Utria tiene 79 años. En su juventud fue víctima de una explosión de dinamitas mientras trabaja en la construcción de la carretera de los pueblos del sur de Mérida. El accidente le ocasionó daños en la vista, pero además tiene plomo en la sangre y tumores en la vejiga y en la próstata.

Este lunes, 22 de julio, el señor Utria protestó en las puertas del Instituto de Oncología “Dr. Luis Razetti”, en Cotiza, en donde es tratado.

Utria explicó que, con tal de ser intervenidos cuanto antes en el Onológico Razetti, unos 60 pacientes afectados por cáncer de próstata, mama, cabeza y cuello recolectaron casi un millón de bolívares y mandaron a reparar el Monitor Electrobisturí del instituto, que se encontraba dañado.

Sin embargo, la operación no se ha concretado por las condiciones en las que se encuentran algunos servicios del hospital: el aire acondicionado no funciona y la luz de la plantalla reflectora del quirófano se quemó.

Utria fue uno de los pacientes del Oncológico Luis Razetti que este lunes protestaron de manera pacífica frente a la institución. Dijeron que su único interés es pedir ayuda para tratar los diferentes tipos de cáncer que afectan su salud.

Es imposible comprar un contraste en 100 dólares 

Marbelis Piñango tiene 41 años y proviene de Ocumare del Tuy, estado Miranda. En febrero de este año le detectaron cáncer uterino tipo 4 y los doctores le dijeron que tenía que actuar con prontitud para evitar que las células cancerígenas se multiplicaran.

Lee también
Mujeres con cáncer de mama sobreviven con cambalaches de medicinas

Pero el tratamiento de Piñango se ha visto frenado por la crisis hospitalaria existente en Venezuela.

Asegura que el contraste que necesita para arrancar el proceso de radioterapias y quimioterapias se lo venden en 100 dólares, por lo que no puede comprarlo. Ofrece un par de números telefónicos (0416-4207317 / 0416-0301181) para quienes puedan ayudarla.

Mayuli Álvarez también pide ayuda para poder hacerle a su mamá, Luisa Álvarez (74), la tomografía con contraste doble que necesita para los primeros días del mes de agosto. La señora Luisa tiene cáncer de cuello uterino, y le fue detectado a principio de 2019.

“Nos han ayudado, no lo puedo negar. De hecho, cuando mi mamá tiene dolores la traemos acá al Oncológico Razetti y le colocan el paliativo que la calma bastante, pero ahorita necesitamos un contraste doble; ya compramos uno en 40 dólares. Nos estaban negociando uno en 100 dólares. Eso da impotencia”, afirma Álvarez.

La mujer explica que muchas veces ha intercambiado medicamentos por alimentos o insumos que necesita. De esa manera logra conseguir lo que le hace falta para su mamá.

“Necesitamos pañales, centros de cama y lo más importante, el contraste”, afirma, por lo que coloca a disposición el número 0412-2028361 para quienes deseen ponerse en contacto con ella.

Falta de insumos e inseguridad en el Oncológico Razetti

La licenciada Yadira Rosales, jefa de Laboratorio Clínico del Oncológico Razetti, denunció las carencias existentes en los difrentes servicios.

Explicó que, en el contexto de la visita del Michelle Bachelet, el 26 de junio se hizo una donación de equipos para control de glicemia, urea, creatinina, hematología y coagulación, pero solo para un mes.

Lee también
En 2019 van 10 niños fallecidos en el servicio de Nefrología del J. M. de Los Ríos

El equipo de hematología no está operativo porque gracias a los problemas eléctricos se dañó una de las tarjetas y el manómetro, y no se ha podido reemplazar.

Rosales, a quien le fue hurtado su vehículo del propio estacionamiento del hospital en el mes de febrero, señaló que los servicios del centro asistencial empeoran también producto de la situación de inseguridad que existe en el recinto.


Participa en la conversación