Un grupo de politólogos consultados por Crónica.Uno coincidieron en señalar que el primer mandatario queda erosionado frente a su propia base política.

Caracas. El presidente Nicolás Maduro este 20 de mayo fue reelegido con 6,1 millones de votos en un proceso que registró la mayor abstención en años. Desde la noche del domingo y el transcurso del lunes, las autoridades han destacado la diferencia con la cual el mandatario venció al candidato Henri Falcón, no los resultados globales que evidencian una pérdida de votos respecto a 2013.

Los analistas políticos coinciden en que la base con la cual se reelige Maduro le complica la gobernabilidad, y más porque enfrenta una severa crisis económica, mayor pobreza, colapso de los servicios, a lo que suma un mayor aislamiento. La comunidad internacional desconoce los resultados y el Gobierno de Donald Trump impuso más sanciones financieras.

Michael Penfold, politólogo, señala que la gobernabilidad queda comprometida. La situación es muy comprometida, es de continuidad agravada frente a los resultados del domingo. Agrega que:

Maduro queda erosionado domésticamente, especialmente frente a su propia base política, sin capacidad de enfrentar la hiperinflación y el colapso del sector petrolero.

En línea con Penfold, el también politólogo, Dimistris Pantoulas, apunta que se hace más difícil la gobernabilidad. Maduro necesitaba ser legitimado por oficialismo, pero tiene casi la misma cantidad de votos que en otras elecciones, tiene un techo. A pesar de la presión social, económica y política, no supera ese límite.

En 2013 Maduro ganó la elección con 7,5 millones de votos, y en otros eventos, como las elecciones de gobernadores y alcaldes de 2017, el oficialismo obtuvo máximo 6,5 millones de votos.

Lee también
Maduro realiza cuarto aumento del salario mínimo en el año y lo lleva a Bs 3 millones

Penfold destaca que la baja votación no solo está signada por la masiva abstención, sino también por el rechazo del mismo chavismo. El descontento del uso del carnet de la Patria y de los puntos rojos dice mucho de la presión interna cada vez más fuerte que está enfrentando, y que se hará más fuerte en la medida en que la situación económica no pueda ser revertida, el aislamiento internacional y la falta de acceso a financiamiento.

La presión puede llevar a los seguidores a buscar cambios. Pantoulas añade que “la presión social, los seguidores pueden cambiar y para ellos, además, se requiere de una oposición organizada”.

El también profesor del IESA considera clave en estos momentos la unidad de la oposición debido al momento que se vive. No se puede regalar tiempo. Esto es un momento histórico y el cohesión de las oposición tiene que hacerse en semanas.

Por su parte, el también politólogo, Oswaldo Ramírez, señaló que tras factores complican la situación del gobierno de Maduro: la hiperinflación, la hiperconflictividad derivada de la crisis de los servicios públicos y la hiperfragmentación del poder.

Explica que la hiperfragentación del poder dentro del Gobierno hace que cada día sea más difícil satisfacer a las distintas facciones, a lo que se une la importante caída de los ingresos públicos.

La caída de la producción petrolera, el cerco financiero que se incrementa a medida que hay más sanciones internacionales, hace que la situación cada sea más precaria, indicó Ramírez.

Indicó que la gobernabilidad está atada a la capacidad que tenga el Gobierno de —valga la redundancia— “gobernar en función de que los ciudadanos tengan capacidad de vivir bien y no tenga necesidad de que protestar en tu contra”.

Lee también
Un kit básico de higiene personal ya cuesta casi ocho millones de bolívares

Destacó que es el mecanismo clientelar creado por el gobierno —carnet de la Patria— no funcionó el pasado domingo como ellos esperaban.

De cara al corto plazo, prevé tres escenarios: uno similar a Cuba/Zimbawe, caotización o reoganzación y lucha por la transición a la democracia.

La solución, señaló, dependerá “de muchos actores políticos, económicos y los ciudadanos trabajando en función del cambio político y de revertir la crisis tan profunda”.

Foto referencial



Participa en la conversación