El encuentro con los acreedores duró media hora y el vicepresidente se centró en informar sin dar detalles del refinanciamiento anunciado hace 10 días. Todavía no se han cancelado los intereses de los bonos.

Caracas. El pasado 2 de noviembre, el presidente Nicolás Maduro dijo que busca reestructurar y refinanciar la deuda pública y, por tal motivo, invitó a los tenedores de bonos a una reunión este 13 de noviembre, pero el encuentro en el Palacio Blanco terminó sin acuerdos. Los inversionistas sí recibieron chocolate y café.

El Ejecutivo creó una comisión encabezada por el vicepresidente Tareck El Aissami y el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, para conversar con los inversionistas y durante 10 días las autoridades les extendieron invitaciones, estos tenían que manifestar su participación a través de una cuenta de correo electrónico.

Pero ya este encuentro tenía varias limitantes, siendo una de ellas que los funcionarios que lideran la comisión, Zerpa y El Aissami, están sancionados por Estados Unidos y los inversionistas no pueden negociar con ellos. Muchos tenedores de bonos no vinieron al encuentro, y aquellos que sí decidieron acudir —entre los que hubo algunos inversionistas de EE UU— estuvieron en una reunión que fue más de corte informativo.

Los inversionistas fueron convocados al encuentro a las 2:00 p. m. en el Palacio Blanco frente a Miraflores donde hubo alfombra roja y estaba la Guardia de Honor. Al poco tiempo empezó.

El vicepresidente les indicó a los inversionistas que actualmente hay menos ingresos petroleros por la caída en los precios del crudo, no hizo notificaciones sobre la producción que hoy está en 1,9 millones de barriles diarios de acuerdo con los datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep). Reiteró que la República ha pagado más de 70 millardos de dólares en deuda y que hoy en día hay dificultades con las instituciones para concretar las cancelaciones. Comentó el efecto de las sanciones.

Aunque el Jefe de Estado ha estado indicando que intenta un refinanciamiento, El Aissami solamente indicó que buscan nuevas fórmulas para hacerlo en el mediano y largo plazo, sin ofrecer mayores detalles, comentaron tenedores de bonos que estuvieron en la reunión.

El funcionario manifestó que habría reuniones técnicas a futuro, sin precisar fechas y les hizo un exhorto para que exista reciprocidad.

Menos de media hora duró el encuentro. El Aissami y Zerpa fueron los primeros en marcharse. Después salieron los inversionistas con cajitas que contenían un paquete de café y chocolates.

En el encuentro estuvieron el vicepresidente de Economía, Wilmar Castro, el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez, el ministro de Petróleo, Eulogio Del Pino y la vicepresidenta de Pdvsa, Maribel Parra.

palacio blanco

En horas de la noche, el Gobierno emitió un comunicado en el calificó la reunión de positiva y que era el inicio del refinanciamiento, aunque los inversionistas indicaron que no hubo precisiones.

La comunicación señala que “calificamos esta reunión, en la que participaron tenedores de deuda provenientes de Venezuela, Estados Unidos, Panamá, Reino Unido, Portugal, Colombia, Chile, Argentina, Japón y Alemania, como altamente positiva y muy auspiciosa. Sirva este inicio del refinanciamiento de nuestra deuda para ratificar nuestra plena intención de proceder a cumplir, como siempre hemos hecho, con todos nuestros compromisos, y superar, a través de mecanismos serios, claros y abiertos, emprendidos de manera común con nuestros tenedores, las complejidades que artificialmente han generado quienes, desde la Administración Trump y sus aliados políticos venezolanos, procuran atentar contra nuestra economía”.

Las autoridades no ofrecieron detalles sobre el pago que tenía que materializarse este lunes, correspondiente a los intereses de los bonos por 280 millones de dólares. Fuentes financieras señalaban que a finales de la tarde el dinero no estaba en las cuentas.

Para atender la deuda pública, el Gobierno ha recortado las importaciones, lo que ha afectado el abastecimiento de bienes esenciales.

Default selectivo 

Standard and Poors rebajó calificación de Venezuela a default selectivo, debido a que no se pagaron los cupones de los papeles que vencen en el 2019 y 2024.

Fotos: Mayela Armas



Participa en la conversación