La joven de 19 años obtuvo la primera medalla de una criolla en Mundiales de atletismo meses después de quedar fuera de los Juegos Olímpicos.

Caracas. Robeilys Peinado tuvo su revancha en la especialidad de salto con garrocha apenas meses después de quedar fuera de los Juegos Olímpicos Río 2016. La caraqueña sufrió una lesión en un dedo que la dejó sin competir en la cita brasileña, pero en la jornada dominical se convirtió en la primera venezolana que sube al podio en un Mundial de atletismo. La inesperada obtención de la medalla de bronce —asegura— la dejó sin palabras.

No sé qué decir. Me quedé muda desde que se terminó la final del Mundial, escribió Peinado, quien no se imaginaba codearse ante las mejores del mundo en la cita londinense. “Bronce en un Mundial que no estaba en mis planes para esta temporada. Ahora más que nunca estoy convencida que Dios guía nuestro camino y sabe por qué hace las cosas”, expresó en alusión a la dolorosa ausencia de hace un año. “Se me cerró una puerta en los Juegos Olímpicos Río 2016 y este año se me abrieron miles. Estoy agradecida con Dios, mi familia, mi entrenador y con toda Venezuela. El que persevera vence”, agregó la joven de 19 años.

Peinado —que recibió este lunes su medalla— saltó en la final 4.65, marca con la que igualó su propio récord nacional que estableció en las clasificatorias mundialistas. La presea de oro se la llevó la griega Ekaterini Stefanidi con 4.91.

La criolla se entrena en Polonia con el ucraniano Vyacheslav Kalinichenko y es una de las grandes promesas de la delegación venezolana en el atletismo de los próximos Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Foto: Archivo



Participa en la conversación