El periodista y dirigente comunitario de La Candelaria quedó en libertad, bajo medidas cautelares, luego de 49 días detenido en la cárcel militar del estado Miranda. Detalló que pasó días sin comer, sin tomar agua y poder ir al baño, en una celda de aislamiento.

Caracas. Después de 49 días detenido en la cárcel de Ramo Verde, el periodista y líder comunitario de La Candelaria, Carlos Julio Rojas, regresó a casa. Fueron días sin comer, sin poder ir al baño y sin tomar agua en una celda completamente aislada de los demás.

La tarde de este jueves 24 de agosto se realizó la audiencia en un tribunal militar, violando su derecho al juez natural y el debido proceso. Quedó en libertad bajo medidas cautelares, con régimen de presentación cada 30 días, prohibición de salida del país, prohibición de declarar a los medios de comunicación acerca del caso y prohibición de asistir a “reuniones conspirativas”.

Lee también
Pese a anuncio presidencial 609 civiles aún son procesados en tribunales militares

En horas de la mañana, mientras se encontraba en una celda aislada, escuchó su nombre. Sabía que era su audiencia pero lo amenazaron con no trasladarlo. Sin embargo, escuchó que de otras celdas los detenidos gritaban apoyándolo y sin poder asearse, en franela y short, salió al tribunal.

Carlos Julio fue detenido el pasado 6 de julio a las 4:30 p. m., en la avenida El Parque de San Bernardino, a media cuadra de la plaza La Estrella. Un convoy de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) lo abordó cuando iba camino a una entrevista. Le pidieron sus documentos y alegaron que debía montarse en la patrulla porque estaba solicitado.

Lo acusaron de rebelión militar, traición a la patria y sustracción de objetos militares. Llevaba una bolsa con varios kilos de papa y lo señalaron de arrojar una lacrimógena a la Cruz Roja a las 6:30 p. m., cuando ya estaba privado de libertad.

Pasó la mayoría de sus días en la cárcel militar de Ramo Verde, con un grupo de jóvenes muy humildes, quienes al igual que él eran sometidos a terror psicológico por parte de los funcionarios. 12 también quedaron en libertad este jueves 24 de agosto.

Eso me dio mucha tristeza, lograban cambiar la mentalidad de los chamos por miedo, los escuchaba decir que tenían que portarse bien o cumplir órdenes del capitán para que les dieran comida y no les quitaran la visita. Quieren cambiar la mentalidad de los chamos con el terror psicológico, contó.

Se ganó el apodo de periodista y las denuncias que realizó a través de la voz de su mamá, Sol Rojas, le ocasionaron dos castigos en una celda muy pequeña, completamente apartada de los demás detenidos y con poca ventilación.

Pasé 20 días en ‘el tigrito’ en dos procesos. Estuve 24 horas sin tomar agua, 7 días sin ir al baño, no pude evacuar, me desmayé. Estuve con 12 personas más en un espacio de 2×2, algunos presos comunes. Y los amenazaban si hablaban conmigo. A la mayoría le cambiaron la mentalidad por presión de los custodios, todo por dormir un poco más o por comer más. Le dan el control de la celda al que apoye al Gobierno.

Detenido por ser periodista

Mi delito fue ser periodista. En Ramo Verde estuve en una celda con 116 personas, que tenía solo dos baños y dormían tres por una colchoneta. Las cárceles en Venezuela están llenas de presos del hambre y de muchas personas humildes que recibían comida, y tenía que compartirla con sus familiares porque no tenían.

Lee también
"Carlos Julio Rojas no cargaba morral con bombas lacrimógenas"

En 2015 también fue detenido en San Bernardino, en la misma calle que el pasado 6 de julio, mientras reporteaba la situación de las colas por alimentos. Estuvo tras las rejas durante cinco días, en la Comandancia de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Waraira Repano.

En aquella oportunidad, lo juzgaron en jurisdicción civil y lo acusaron de instigación a delinquir, tranca de la vía pública y resistencia a la autoridad. Tiene régimen de presentación igualmente.

Según la ONG Espacio Público, en lo que va de año han registrado 52 casos donde periodistas resultan detenidos.

El Foro Penal Venezolano registró que desde abril a julio, meses en los cuales hubo una ola de protestas en contra del presidente Nicolás Maduro, arrestaron a 5051 personas. Solo en el mes de julio documentaron 1414 detenciones.

Foto: cortesía @sol651



Participa en la conversación