El Fiscal General designado por la Constituyente también informó que su despacho logró desmantelar una red que se dedicaba a desvalijar vehículos de la estatal Petróleos de Venezuela.

Caracas. 85 millones de dólares. Ese es el monto que 13 empresas recibieron de la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) y de su sucesor, el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), para importar alimentos y medicamentos, pese a que no tenían sede física, y en muchos casos ni siquiera contaban con una plantilla de trabajadores.

La información la suministró el fiscal general designado por la Constituyente, Tarek William Saab, durante una rueda de prensa que este martes ofreció en su despacho, para hablar sobre los resultados de una serie de allanamientos que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) realizó en los últimos días contra 15 compañías sospechosas de obtener divisas irregularmente.

Tras calificar de “fantasmas” a Importadora Saideliz, Importadora Ramcar, Rocaya Import, RR Import, Importadora Mi Gran Sacrificio, Servialimentos Lara, Importadora Buonital, Importadora Mercantil Cero, Importadora Gutiró, Importadoras Mía, Consispro, Empresas textiles Farvi y Droselin Port, el jefe del Ministerio Público (MP) anunció que solicitó órdenes de captura contra los directivos de todas esas compañías, los cuales presumiblemente ya se encuentran fuera del país.

Se burlaron del Estado y de la gente, hablando de que iban a importar alimentos y medicinas, y ya hemos visto que muchas de estas empresas ni siquiera existen, expresó el funcionario, al tiempo que anunció que no solo buscará que los empresarios terminen tras las rejas sino que los fondos apropiados sean repatriados al país.

Lee también
Fiscalía investigará a Juan Pablo Guanipa por "hechos de violencia en las protestas de 2017"

Más corrupción en Pdvsa

Saab no solo habló de irregularidades en la obtención de divisas sino también de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), donde anunció que su despacho detectó un nuevo foco de corrupción y que ya lo desmanteló. En esta ocasión se trataba de un grupo que se dedicaba a traficar seriales de la flota de vehículos de la empresa estatal desde las oficinas que esta tiene en el estado Monagas.

El grupo, a través de un taller, desvalijaba los vehículos la compañía para vendérselos a terceros o los despojaba de sus seriales para colocárselos a autos robados.

Quien tenga un cargo para servirle al pueblo, es para eso. No para utilizar la plataforma que le dé el Estado para hacerle un daño grave a la sociedad venezolana. Quien tenga este tipo de prácticas sabrá que la mano de la justicia llegará, aseguró el fiscal general provisorio, quien indicó que seis funcionarios fueron aprehendidos y dos más están prófugos.

Sobre Odebrecht

Saab también se refirió al caso de los sobornos que la constructora brasileña Odebrecht habría pagado a funcionarios públicos venezolanos a cambio de contratos millonarios y anunció que el mismo ya se encuentra en un tribunal, específicamente el 11 de Control de Caracas. Sin embargo, no precisó si eso era porque su despacho concluyó la investigación y decidió acusar a alguien o si es porque realizó alguna otra actuación.

“Este caso, que generó tanto escándalo, no había sido judicializado. Lo hicimos nosotros y luego de 9 meses”, dijo.

Durante la gestión de Luisa Ortega Díaz, la sede de Odebrecht en Caracas fue allanada, se solicitó a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) detener al que fuera el presidente de la filial venezolana, Euzenando Prazeres; y además se había citado para imputar a la esposa y suegra del exministro de Transporte y diputado oficialista, Haiman El Troudi, las cuales se negaron a comparecer.

Lee también
Maduro invitó al Alto Mando Militar a participar en Pdvsa

Asimismo, se había solicitado a las autoridades judiciales de Estados Unidos, Brasil y Suiza información.

Foto: Archivo



Participa en la conversación