Sacerdotes exhortan a la FANB a escoger camino de la paz durante misa en homenaje a los caídos

homenaje a los caídos

La homilía se enfocó en agradecer el espíritu de lucha de los jóvenes y adultos que han exigido sus derechos en las calles de manera pacífica, pero también en pedirle a los distintos componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que cesen la represión. 

Caracas. “Juraron defender a un pueblo y no matarlo. Juraron resguardar una nación y no destruirla. Exhorto a las Fuerzas Armadas a que abran su mente y tengan conciencia. Escojan el camino de la paz. Pedimos a Dios por ellos”, dijo el sacerdote jesuita Miguel Centeno, durante la misa en homenaje a los caídos en las protestas en Venezuela la tarde de este 5 de mayo, en la avenida Francisco de Miranda. 

Seis venezolanos perdieron la vida en contexto de manifestación entre el 30 de abril y 2 de mayo de 2019 a manos de cuerpos de seguridad del Estado, de acuerdo con Provea y el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). Sus muertes se suman a las 53 que estas organizaciones han registrado desde el 22 de enero de este año, es decir, en total son 59 casos.

“Dios, nos encontramos en torno a ti para darte gracias por la vida y fuerza que nos das en este camino que hacemos juntos para liberar a Venezuela. Confiamos en que esa fuerza siga animándonos para dar lo mejor de nosotros y para que tus hijos sean libres”, rezó Centeno en compañía de los sacerdotes Wilfredo Coronel y Enrique Yare.

La homilía se enfocó en agradecer el espíritu de lucha de los jóvenes y adultos que han exigido su derecho en las calles de manera pacífica, pero también, en pedir a los distintos componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que cesen la represión y el miedo.

Sin embargo, hay algunos que no tienen esperanza en los militares, como David, de 20 años, e integrante del movimiento de la “resistencia”. A su juicio, la lucha por la libertad es responsabilidad exclusiva de los civiles. “Debemos tener dignidad y asumir nuestro rol. Le damos la bienvenida a todo aquel oficial que quiera cumplir su deber y se coloque una cinta azul en el brazo. Pero a los asesinos no los queremos y deben pagar su crímenes”, comentó y a los pocos segundos estalló en llanto. “No quiero más hermanos caídos”, agregó.

La mayoría de los asistentes coincidió en que es la esperanza lo que todavía los mantiene firmes en las calles. “Si no tuviera esperanza, no estaría aquí”, dijo María Jiménez, de 39 años, maestra de un preescolar privado. Para ella, si los ciudadanos no se mantienen en la calle, el trabajo de quien se juramentó como presidente encargado, Juan Guaidó, se pierde. “Debemos seguir hasta conseguir la libertad. Cada día se mueren venezolanos por inseguridad, falta de medicamentos, comida o porque los asesinan en protestas. No podemos parar”, acotó.

Jennifer Ferreira, miembro del Grupo Getsemaní, acompañó la misa con distintas melodías. Entre ellas cantó la canción “Venezuela” de Pablo Herrero Ibarz y José Luis Armenteros Sánchez, así como la de “Mis Ilusiones”, original de SanLuis, Voz Veis y Apache. En medio de la ceremonia, cada asistente encendió una vela y ofreció un minuto de silencio para recordar a los muertos en los últimos años durante las protestas.

Mantengamos encendida la luz de la esperanza. No cedamos en nuestro deseo de verla brillar. Líbranos del tirano y de aquellos que quieran cercenar nuestras voces, concluyó el padre Miguel Centeno.

Fotos: Gleybert Asencio

Lee también
Suiza sancionó a siete funcionarios de inteligencia por torturas y muerte del capitán Acosta

Participa en la conversación