Una salida al cine cuesta mínimo 10 mil bolívares

Padres organizan las salidas hasta con dos meses de anticipación, pues una familia con cuatro integrantes puede gastar al menos 3.880 bolívares solo en las entradas.

Caracas. Para que Joseline Alvarado y su esposo, llevaran a sus dos hijos y dos sobrinos al cine, planificaron la salida hace dos meses. En cada quincena, tanto ella como su pareja dividían una parte de su sueldo para disfrutar por fin del séptimo arte y regalarles un poco de diversión a los pequeños.

“Fueron dos meses de sacrificio para darse el gustico. Tuvimos que reducir los gastos en cosas innecesarias. Dejé de comprarme maquillaje, entre otras cosas para poder ahorrar en esta salida”, afirmó Alvarado, quien también es docente, desde el centro comercial Sambil.

Con los precios en las entradas, que varían entre 970 bolívares y 2.560 bolívares según el cine de preferencia, una familia con cuatro integrantes puede gastar al menos 3.880 bolívares solo en los boletos generales, pues ver una película en 3D cuesta por lo bajito 1.180 bolos.

Si todos quieren comerse algo durante la función, el combo dúo más económico  –con cotufas grandes y dos refrescos–  llega a los 3.170 bolívares. Lo que representa un golpe al bolsillo de casi 6.340 bolívares si se compran dos, y sumando las entradas, son 10.220 bolívares que la familia debe destinar para la salida.

Alvarado también comentó –mientras su cónyuge compraba los boletos– que en el compartir gastarían alrededor de 60 mil bolívares puesto que venir con sus dos sobrinos les aumentó las cuentas: “Todo se va en las entradas, los combos que uno le compra a los chamos, más lo que comemos después de la función”.

Pero ellos no son los únicos que planifican la salida con anticipación. Carlos Betancourt, de 46 años, junto con su esposa e hija de 11, ahorra una tajada de su sueldo quincenal para invertirla en el entretenimiento de la gran pantalla, especialmente por su pequeña. “Al cine venimos en promedio cada tres meses. Lo demás, preferimos verlo en la casa”, acotó el padre de familia.

Para quienes hacen el esfuerzo de complacer a sus chamos con algo diferente a las cotufas, tienen la opción de los perros calientes, en 1.360 bolívares; 5 tequeños también en 1.360; y las golosinas, que oscilan entre 500 y 1.200 bolívares.

Lee también
Con dos salarios mínimos se compra comida para nueve días

Una vaca entre todos

Los jóvenes le dan la vuelta a la situación y optan por organizar la salida con sus panas los lunes, ya que las entradas son a mitad de precio.

Y para reservar el dinero todo lo posible, adquieren las chucherías y bebidas en las farmacias –aunque esto no está permitido en las salas de cine– o simplemente no consumen nada.

Un ejemplo de ello es Nuris González, de 22 años, quién hizo su sacrificio junto con 11 amigos, para gozar de una función.

“Yo antes venía al cine todos los lunes o jueves, pero ya ni a la mitad de precio se puede venir. Hay otras prioridades en la familia”, y recordó que era la primera vez en el año que iba al cine, cuando antes era una costumbre para ella.

En la entrada del cine, Nuris y sus amigos hacían una vaca para comprar las golosinas al tiempo que otros se ocupaban de guardarlas en los bolsos, pues la plata no alcanzaba para adquirir los combos que ofertan en la caramelería del local.

“La idea es compartir entre nosotros, pero entonces debes estar pendiente para que cada uno ponga su parte y luego guardarlo en los bolsos. Ya ahorita salir al cine se volvió un lujo”, afirmó la muchacha.

Quienes se quieran dar el gusto de ver una película en una sala VIP deben contar con unos 4.020 bolívares, mientras que una función 4DX llega a los 4.330 bolívares.

Foto: Mariana Mendoza


Participa en la conversación