“Se me van hasta Bs. 8.000 al día esperando a que operen a mi hija”

madres cuidadoras | salud | niños

Las madres del J. M. de Los Ríos protestaron porque, debido al cierre de los quirófanos, a los pacientes de Urología y de Neurocirugía les retrasaron las operaciones, muchas de ellas de carácter urgente.

Mabel Sarmiento Garmendia/@mabelsarmiento

Caracas. Las madres de 18 pacientes de los servicios de Neurocirugía y Urología del hospital J. M. de Los Ríos salieron a la calle a protestar este miércoles, pasado el mediodía, desesperadas porque las vidas de sus hijos dependen de una serie de operaciones que están suspendidas por la inoperatividad de los quirófanos.

Hay niños que están hospitalizados desde enero, como es el caso de la hija de Angelí Alcalá, que tiene una hidrocefalia. Otros tienen tres y dos meses; y los más recientes, 15 días de hospitalizados.

Lee también
Pacientes del J. M. de Los Ríos pasan trabajo parejo con la comida

Todos están en lista de espera para las intervenciones quirúrgicas. “Ya estamos cansadas de los retardos, cuando no es por un equipo, es por un medicamento, ahora por los aires acondicionados. La directora del hospital, Mayra Oviedo Robles, no nos da la cara, no ha atendido nuestras quejas y nuestros niños no pueden esperar más”, dijeron las mujeres, que se asentaron en la avenida Vollmer de San Bernardino.

Mariela Corona, madre de una adolescente también con hidrocefalia, indicó que es muy difícil estar internada viendo cómo el paciente se deteriora.

“Además nadie se imagina el costo de todo esto. Se me van hasta Bs. 8.000 al día entre comida, exámenes y todo lo que hay que comprar para que la atiendan. Por ejemplo, hoy le dije que no iba a desayunar porque solo tenía Bs. 3.000. Mi hija necesita esa operación porque está orinando demasiado y se le está desgastando la vejiga. No estamos aquí por capricho, esta es una necesidad”.

Corona es oriunda de Cabimas, estado Zulia, de ahí que su estadía en el hospital sea doblemente angustiante. No puede pagar hotel en Caracas y pasa los días al pie de la cama de la adolescente.

Además, contó que no puede trabajar porque ella (la paciente) necesita de sus cuidados las 24 horas del día: “Así que dependo de mis familiares. Ellos reúnen y me mandan la plata para mantenernos aquí”.

Las mamás dijeron que los pabellones solo los están usando para retirar catéteres, pues son intervenciones de menor tiempo. “En cambio para mi hija es necesaria una cirugía que pasa de las 8 horas y sin aire corre el riesgo de contaminarse”, acotó Colina.

Por su parte, Nereida Rosales, con residencia en Aragua, se quejó del mal servicio de la comida y porque no les están haciendo todos los exámenes de laboratorios.

“Ni siquiera los estudios de orina los están haciendo, que es algo de rutina. Uno tiene que pagar por todas las pruebas de hematología. Además los baños de urología dan asco. Esto es muy triste. A mi hijo ya le han hecho cinco operaciones y desde hace 15 días espera por otra. Los médicos aquí hacen humanamente lo posible. Además estamos en una sala que está hacinada. Por cuartos debería haber dos pacientes y hay hasta ocho. Todo eso lo vio el defensor del Pueblo, Tarek William Saab. También ha venido el director de Salud, el doctor Earle Siso, y aquí nada que se resuelve la problemática. No hay ni siquiera ambulancia permanentemente y el comedor sigue cerrado”, dijo Rosales.

Las madres trancaron la avenida por espacio de una hora. En ese tiempo fueron muchos los mirones que se acercaron a ver y a enterarse del por qué ellas estaban ahí con dos pancartas en las que se leía: “Necesitamos solución a los quirófanos ya”.

Más de un conductor se molestó por la tranca y uno que llegó con un camión tipo encava pretendió pasarles por encima, situación que caldeó los ánimos. Aun así ellas no se retiraron.

“Uno no quiere estar en esto, pero es la única forma de que nos escuchen. Solo por declarar a los medios allá dentro nos señalan, pero qué quieren, es la salud de nuestros niños. Mientras nosotras estamos aquí ellos están solos, quizá llorando o necesitando algo. Eso no es justo”, comentaron.

Este grupo que salió a protestar no está solo en la lucha. Ya se están organizando y hace horas enviaron un comunicado en donde expresan que  “quien no ha tenido que estar en el hospital, no puede saber lo que se vive allí. No es un tema político, es un tema humano. El Estado es quién tiene la responsabilidad de dar soluciones a las graves carencias que presentamos, exigimos que se cumpla con el derecho a la salud de nuestros hijos, establecido en la Constitución Nacional, los niños tienen derecho a tener una atención médica de calidad, para lo cual deben contar con una infraestructura acorde a las exigencias, medicamentos, equipos e insumos para que los médicos puedan trabajar”.

Lea aquí más:

comunicado 1 comunidado 2 comunicado 3 comunicado 4 comunicado 5

Fotos y video: Mariana Mendoza/Mabel Sarmiento


Participa en la conversación